Esta semana, en clase: Ardha Matsyendrasana, la Media Cola de Pez

 

Ardha Matsyendrasana con fondo

 

Cuando Shiva enseñaba a la diosa Parvati, su esposa, los secretos del Yoga, un pez escuchaba atentamente todo lo que le decía y consiguió alcanzar el mismo conocimiento. Cuando Shiva se dio cuenta de ello, desterró al pez a la tierra firme. Cuando emanó de ella, el pez se transformó en hombre, y compartió los conocimientos con el resto de humanos. Este pez fue llamado Matsyendra, el Señor de los Peces, convirtiéndose en el primer Rishi de la historia.

Ardha Matsyendrasana, la Media Cola de Pez, es una asana de torsión espinal, que rejuvenece y revitaliza la columna vertebral, irrigando la columna, y tonificando y fortaleciendo los pequeños músculos que la rodean. Las asanas de torsión son en sí mismas restaurativas:  pueden ayudarnos a calmarnos después de una asana intensa, o bien puede revitalizarnos tras una serie de asanas relajantes.

Esta semana vemos Ardha Matsyendrasana.

Sigue leyendo

Anuncios

Yoga y el Daño Cerebral Adquirido (DCA)

 

CerebroSano

Muchas personas ven, de repente, truncadas sus vidas a consecuencia del Daño Cerebral Adquirido (DCA). Cambia todo. De repente, ya no puedes mover del mismo modo que antes tus extremidades, te cuesta concentrarte, memorizar datos, a veces eres incapaz de articular palabras, o te cuesta controlar tus emociones. Toda tu vida se ve modificada por un instante… Comienzas un nuevo proceso de aprendizaje, a veces muy lento, otras veces rápido y otras, casi imperceptible… Sin embargo, de los cambios, de los golpes emocionales también podemos sacar luz, podemos aprender de ellos, y podemos tomar contacto con nosotros mismos desde otras perspectivas. Este es un artículo donde desarrollo algunas ideas sobre el Daño Cerebral Adquirido, y de cómo el Yoga, en toda su inmensidad, también puede convertirse en un gran aliado nuestro.

Sigue leyendo

Esta semana, en clase: la barca o Navasana

 

DSC_1724

Uno de los obstáculos que Patanjali describe en sus Yoga Sutras y que nos impide alcanzar la Liberación es âlasya, la pereza. La pereza tiene lugar por un déficit de energía a causa de una falta de ejercitamiento, sin embargo, estos periodos de decaimiento y actividad suelen ser muy fluctuantes: te llevas una temporada en la que te comes el mundo, y otra temporada en que te es prácticamente imposible levantarte de tu sillón. Este fenómeno sucede porque estamos apegados a nuestros éxitos y fracasos, a nuestros placeres y dolores, con lo cual, nuestras motivaciones van fluctuando. La pereza viene dada por una incorrecta gestión de nuestras energías: como un tsunami, en un par de días queremos hacer todo lo que no hemos conseguido hacer en varios meses, y tan pronto sube, la energía se nos agota, y baja… y recuperarse es otra historia.

Con Navasana aprenderemos a acumular la energía en nosotros, a activarla y mantenerla constante, pues nos centramos en la zona abdominal, el centro energético de todo el Ser.

Esta semana, en clase: Virabhadrasana I, El Guerrero nº 1

 

Virabhadrasana I

Durante el invierno, la energía cambia de sentido y se interioriza. La Naturaleza parece haberse detenido, sin embargo, la vida bulle dentro de cada árbol aparentemente yerto, dentro de cada rincón bajo la tierra en forma de semillas, de madrigueras, en cada espacio y lugar. Un letargo que en el fondo concentra dentro de sí toda la energía necesaria para el comienzo del nuevo ciclo. De igual manera, dentro de nosotros, la energía se condensa en nuestro centro, para proyectarse hacia afuera. Aprovechamos este cúmulo para proyectarla desde nosotros hacia los demás. Virabhadrasana I, el Guerrero nº1, nos permite proyectarnos hacia afuera, dándonos las herramientas necesarias para que nuestra energía sea firme e imponente, y, con ella, nuestra mente, nuestra actitud y nuestro ser. El Guerrero I es el comienzo de la estabilidad, de la decisión, de la confianza, de la estima, del “aquí estoy: aquí y ahora” y nos ayuda a enfrentarnos a nuestros miedos y a sacar lo mejor de nosotros mismos.

 

Esta semana, en clase: Natarajasana, el Rey de la Danza

Natarajasana
Natarajasana

Natarajasana, el Señor de la Danza, a la que también nombramos como la Bailarina y, en su versión más simple, como el “Lápiz”, representa al Dios Shiva en su faceta de Dios de la Destrucción. En la cosmogonía mítica de la India, Brahma, Vishnu y Shiva son los tres aspectos de una misma divinidad: Brahma como Creador, Vishnu como Conservador y Shiva como Destructor. Esta asana simboliza la terrible danza, Tandava, que Shiva ejecutará cuando haya de destruir todo lo conocido, para que un nuevo cosmos surja de nuevo.

El Conocimiento y la Conciencia en tus Manos: Chin y Jñana Mudras

 

Screenshot_2

Durante las prácticas de meditación, nuestras manos pueden adoptar diferentes posiciones o gestos que nos van a aportar un importante efecto energético y psicológico. Las manos son la manifestación de nuestra mente y a través de ellas, podemos transformar aquélla.

Jñana Mudra y Chin Mudra son dos de los principales gestos que se emplean en las prácticas de pranayama y de meditación. Al unir los dedos, cerramos el circuito de energía corporal, de esa forma no se pierde y se redirige hacia los centros psíquicos (Chakras), situados a lo largo del eje energético de la columna vertebral. Establecemos, por tanto, una conexión especial con la Existencia. Este simbolismo se pone de manifiesto sobre todo en Chin Y Jñana Mudras.

 

Chin Mudra: el gesto de la Conciencia

 

Screenshot_2¿Cómo se hace?

Sentado en postura de meditación, con las manos apoyadas cada una en una rodilla o cerca de ellas, une tu dedo pulgar con tu dedo índice, y mantén los otros dedos ligeramente extendidos, sin esfuerzo, como si estuvieras dibujando un suave número tres con las manos. El dorso de ambas manos se encuentra descansando en tus rodillas, de modo que las palmas miran hacia el cielo.  Tu dedo pulgar e índice pueden tocarse suavemente con ambas yemas, pero también puedes colocar el pulgar presionando ligeramente la uña del dedo índice, e incluso llevar el dedo índice a la raíz del pulgar.

 

¿Qué significa?

El mudra en sí mismo, significa la unión del Ser con la Conciencia. El dedo índice representa al individuo, el dedo pulgar, a la Conciencia: la unión del Ser Humano con el Todo.

Pero además, dependiendo de la posición que mantengan tus dedos índice y pulgar, podrás inferir en qué plano consciente te encuentras: cuando tus dedos se tocan suavemente, por la yema, estás abierto a la Conciencia Cósmica, eres un receptor y permites que, de fuera, la Energía venga a ti. Pero si fuese al revés, si presionaras tu dedo índice con el pulgar, el significado que entraña es que eres tú quien necesita manifestarse a la Conciencia: ahora tú eres el dador, y no el receptor. Quizás necesites manifestarte de algún modo, tener presencia.

Sea como sea, te invito a que simplemente ejecutes el mudra tal y como lo sientes, sin forzar nada… A veces hay momentos en que necesitamos ser nosotros los dadores, y a veces es al contrario, necesitamos una actitud pasiva y que la Existencia Sea.

 

 

Jñana Mudra: el gesto del Conocimiento

 

Screenshot_1¿Cómo se hace?

Siguiendo las mismas pautas que para la ejecución del Chin Mudra, Jñana Mudra varía en la posición de las palmas de las manos. En este caso, miran hacia abajo, hacia la tierra.

¿Qué significa?

El Conocimiento lleva a la Conciencia, y la Conciencia se surte del Conocimiento. Para ascender nuestra Conciencia, es necesario cimentarnos en el Conocimiento. Jñana Mudra dirige su palma hacia la Tierra, simbolizando lo que de la materia podemos obtener para la ascensión espiritual, y además, lo que nosotros, seres mundanos –en el sentido menos peyorativo del término- somos capaces de inferir para que se establezca la conexión hacia lo Inmanifestado.

 

Los mudras del Hatha Yoga

 

Ambos mudras son harto conocidos en la práctica del Hatha Yoga. Se incluyen en numerosa cantidad de asanas, como soporte energético, como anclaje de la Conciencia y para potenciar el efecto energético y psicológico de las Asanas. Según sea la postura, así se orientará el mudra: hacia el Conocimiento o hacia la Conciencia.

Pero además forman parte importante de las prácticas del pranayama y de las prácticas meditativas. En estas últimas, podemos disponer ambas manos en alguno de los dos gestos psíquicos, o bien llevar en una el gesto de la Conciencia (con la mano izquierda) o el gesto del Conocimiento (con la mano derecha), para inferior, de ese modo, la energía de una y otra vertiente fluyendo a través de nosotros.

 

¿Qué efectos tiene?

Ambos mudras son netamente espirituales, pero, sin embargo, se recogen algunos efectos físicos de importancia. Según Dev Keshav, este mudra es un remedio universal para mejorar la tensión y el desorden y potenciar nuestra concentración y memoria. Nuestra mente se clarifica, y además podemos ver mejorados problemas de insomnio o somnolencia, depresión e hipertensión.

 

Si combinas los mudras con otros distintos, también puedes potenciar el efecto que ejerce el mudra en cuestión en ti.

Tributo a B.K.S. Iyengar: Maestro de Maestros

 

src.adapt.960.high.iyengar_082214.1408881018528

Tal día como hoy nace Bellur Krishnamachar Sundaraja Iyengar (B.K.S. Iyengar) uno de los maestros yoguis más importante de esta época, autor de obras imprescindibles como Luz sobre el Yoga o Luz sobre el Pranayama. Ha sido una sorpresa que Google haya dedicado un Moodle a este gran Maestro del Yoga, por lo que desde aquí queremos continuar con este pequeño homenaje, dando algunas pinceladas de su vida y obra

 

Algunos apuntes sobre su vida…

Iyengar nació en Bellur, y desde muy pequeño padeció numerosas enfermedades como malaria, tuberculosis, malnutrición… convirtiéndolo en un niño enfermizo y débil. Pero con 15 años fue a vivir con su hermana y su cuñado un reputado Yogui, en Mysore. Fue donde comenzó su práctica en el sendero del Yoga, que hizo que su salud mejorara exponencialmente.

 

Ante tan espectaculares resultados, y creciendo su interés por la milenaria disciplina, decide viajar a Pune, donde se formará como profesor de Yoga, teniendo como gran Maestro a Yogi Krishnamacharya, aprendiendo y experimentando varias técnicas.

https://i2.wp.com/www.yogastudies.org/wp-content/uploads/tk_bks_1980.jpg

 

Algunos apuntes sobre su obra…

 

Poco a poco su fama fue expandiéndose. Y, en 1966, sale a la luz su primera obra, que pronto se convertiría en obra de referencia Yoga Dipika o Luz sobre el Yoga.

 

 

Sin embargo, esta no sería su única obra. El éxito de la misma, y la necesidad de sus lectores de seguir aprendiendo esta milenaria técnica, hizo que salieran a la luz otros títulos como  Luz sobre el Pranayama  o El árbol del Yoga y otros once títulos más que lo asentarían como el Gran Maestro del Yoga en Occidente.

 

Diseñó varias secuencias de posturas y técnicas basadas en la correcta alineación corporal. Una técnica vigorosa en la que cada asana se intercala con saltos y un control exhaustivo de cada parte de su cuerpo. Pero también fue el primero en introducir en la práctica del Yoga los soportes y objetos que se emplean por aquellas personas que necesitan de ayudas para conseguir la tan ansiada correcta alineación: un accidente de tráfico, que él mismo explica en sus obras, será el que le lleve a interesarse  y descubrir el Yoga Terapéutico y realizado mediante soportes.

 

Algunos apuntes sobre su Yoga…

 

Ahora mismo, frente a mí, tengo abierto su ópera prima, Luz sobre el Yoga y allá, en la estantería, también descansa su Luz sobre el Pranayama. Cuando abres sus páginas y comienzas a leer cada párrafo, te das cuenta de que te hallas frente a una obra humilde pero, a su vez, magnánima. Desde la delicadeza, la honestidad y el buen hacer, Iyengar esboza todo un recorrido por cada una de las asanas  y pranayamas que componen su Yoga, creando un estilo, un modo y una forma que hoy día tendrán nombre propio, alzándose escuelas dedicadas a la enseñanza de su particular estilo.

 

Un Yoga que habla por y para el cuerpo y que, a través del cuerpo, se dirige a todos los aspectos de tu ser. El control, la armonía, la elegancia inunda cada una de sus propuestas y posturas para descubrirnos a nosotros mismos, para descubrir el Yoga.

 

Un día como hoy, hace 97 años nacía B.K.S. Iyengar, Maestro de Maestros, Gurú de Gurús, que traería a occidente la milenaria disciplina de la que hoy miles y miles de personas embebemos cada día.

 

Siempre recordado, siempre un ejemplo, desde aquí, nuestro pequeño tributo y nuestro agradecimiento a Google por dar voz e imagen a uno de los grandes maestros yóguicos de la historia.

 

Screenshot_1

La Respiración Completa: conociendo nuestra respiración

https://yogayam.files.wordpress.com/2016/01/645c2-ejerciciorespiracion1.jpg

Sorprende muchísimo que algo tan natural como respirar con la total plenitud de tus pulmones deba ser explicado. ¿Cómo puedes explicar algo que, por naturaleza, debería ser espontáneo? Y, sin embargo, muchas personas son incapaces de realizar una respiración completa; de hecho, antes de dominar la técnica, necesitan estar un tiempo practicando, encontrando el relajamiento adecuado, y aprendiendo a ejercitar los músculos necesarios para conseguirla. No obstante, todo el esfuerzo merece la pena, y mucho. La Respiración Completa, al igual que Tadasana para las asanas de pie, o Shavasana para las supinas, es la base, el cimiento, a partir del cual podemos construir todos los pranayamas, que van a ejercer incontables beneficios en nuestro cuerpo-mente-energía-espíritu y que supondrán un auténtico cambio en nosotros mismos. Aquí os explico, de manera distendida, cómo podemos comenzar a desarrollar esta respiración, que se convertirá en nuestra guía y maestra.

Sigue leyendo