Esta semana, en clase: camino a Kapalasana

https://i2.wp.com/i.imgur.com/WunJmHf.png
Camino a Kapalasana, una asana que nos ayudará a equilibrar nuestro cuerpo, a revitalizar nuestra mente y a llenarnos de energía.

A la mayoría de las personas, cuando les dicen “Yoga”, enseguida se les vienen a la mente personas famélicas haciendo posturas imposibles y, entre esas imposibles, la famosa invertida con la cabeza apoyada en el suelo y las piernas hacia el cielo.

Y ya lo dice el refrán: cuando el río suena, agua lleva.

Sirsasana, o Kapalasana, la variante que estamos viendo esta semana, se la conoce también como el Rey de las Asanas. Mientras que Sarvangasana, o la postura sobre los hombros, se erige como su consorte.

No es azar que así se la considere, pues los beneficios que de ella obtenemos son innumerables.

Sin embargo, todo lleva un proceso, y es por ello que esta semana hemos practicado y vamos a practicar las distintas fases de kapalasana -una opción algo más fácil que Sirsasana-, poco a poco, sin prisa, afianzándonos en cada nuevo movimiento… que ya llegará el momento de mantenernos equilibrados y seguros.

EJECUCIÓN

1. Desde bidalasana o gato, colocamos las manos más o menos a la altura de la cintura (nos incorporamos, pegamos antebrazos a la cintura y desde esa línea vamos al gato, las manos quedan un poquito más atrás que el gato normal) y nos colocamos en postura cuadrúpeda o gato.

2. Los dedos de las manos pueden ir en dirección hacia delante (los dedos apuntando hacia la cabeza) o bien podemos colocar los dedos hacia los lados (mirando para afuera). Lo que nos resulte más cómodo.

3. Desde esta posición apoyamos la cima de la cabeza (la coronilla o la bregma) en el suelo, de forma que manos y cabeza forman un triángulo equilátero.

– Aquí ya tendríamos nuestra primera parte, “cabeza parado”. En realidad aquí ya obtenemos prácticamente los mismos beneficios que para Kapalasana completa, solo que mucho menos intensificados.

4. Si nos sentimos cómodos en esta posición, podemos avanzar un poco más colocando los dedos de los pies en el suelo y estirando las rodillas, como si fuéramos a hacer Perro bocabajo, pero manteniendo la posición de los brazos y la cabeza.

– Y aquí tendríamos la segunda opción, avanzando un poco más e incrementando los efectos.

5. Seguros ya en esta posición, el siguente paso es acercar las rodillas hacia los brazos. Para ello caminamos hacia los codos y ajustamos: podemos acercarnos un poco, y probar a colocar una rodilla justo encima del brazo correspondiente. Después acercarnos a la otra pierna, y colocoar la rodilla, justo en el brazo correspondiente. Las rodillas deben estar bien centradas en los brazos. Debemos sentiras bien apoyadas, pues si no podríamos caernos. Y, ya una vez aquí, solo queda alzar los pies hacia arriba -manteniendo las rodillas apoyadas-.

https://i2.wp.com/i.imgur.com/mwrUXir.png
Observa la secuencia y la postura final de descanso. Imagen obtenida del blog http://lashalita.blogspot.com.es

6. Para deshacer, ve dando los pasos contrarios, hasta llegar a gato, y ahí coloca puño-puño en el suelo y deja la cabeza un rato apoyada, para que se regule la sangre.

BENEFICIOS

Físicos
– Alineación de la musculatura. Fortalecemos en general toda la musculatura, y en particular brazos, parte superior de la espalda y cuello, abdomen y piernas.
– Mejoramos la capacidad pulmonar y limpiamos todo el aire residual de los pulmones (previniendo enfermedades relacionadas con el aparato respiratorio.
– El oxígeno llega mejor a la sangre, por lo que esta se limpia, oxigena y se eliminan muchas más toxinas. El corazón se irrga de sangre y late potente y poderoso.
– Los órganos se masajean, el quedar invertidos hace que la sangre que a veces se queda acumulada en ellos, se mueva y vuelva a circular.
– Previene estreñimiento, mejora problemas de próstata o de ovarios, al dejarlos que se “desestanquen”.
– Estimula todo el sistema hormonal y endocrino.

Psíquicos
– Mejora la concentración, desarrolla la inteligencia (no nos hace más inteligentes, pero nos ayuda a sacar todo nuestro potencial.
– Optimismo. Confianza y seguridad.
– Despeja la mente, aclara las ideas.
– Invita a la meditación.

Energéticos
– Nos revitaliza, sensación de energía y de vitalidad.
– Alinea todos los chakras. Activa Sahasrara
– Despierta el tercer ojo.

CONTRAINDICACIONES

Aunque en comparación con los beneficios las contraindicaciones son pocas, y aunque pueda causar bastante impresión la primera vez, en realidad es más el temor a realizarla que los efectos negativos que pueda tener en sí misma. No obstante, sí que los hay:

Si padeces del corazón, si sufres de hipertensión o hipotensión no controlada (en cualquier caso, consulta con tu médico), alguna afección en los ojos (glaucoma, conjuntivitis…) en los oídos (otitis…) o en la garganta (infección), si tienes una musculatura débil en la zona superior del tronco (cuello y brazos) o algún problema importante en tus cervicales, es mejor que por el momento no la hagas.

No obstante, podemos averiguar si las cosas van bien a medida que la ejecutamos observando las reacciones de nuestro cuerpo y nuestra mente a la hora de ejecutarla.

– Si sientes un dolor de cabeza repentino.
– Si sientes que tus oídos comienzan a pitar y cada vez va a más.
– Si ves lucecitas de colores en tus ojos.
– Si tienes alguna molestia o algún dolor que no sea lo “normal”.
– Si tienes miedo: el miedo es el mayor enemigo de las asanas.

Entonces es mejor que descanses y que dejes la postura para otra ocasión. Ahora bien, sí es normal que:

– Las primeras veces notes que se te agolpa la sangre en la cabeza (no fuerces y estés más tiempo sufriendo esa sensación, poco a poco irá desapareciendo).
– Los oídos te pitan, pero poco a poco ves que se va pasando.
– Al incorporarte tengas sensación de mareo (se evita siendo muy cautos a la hora de deshacer la postura).

Y, por último, no olvides que el miedo es lo que nos limita y nos lesiona en la mayoría de las asanas que practicamos.

Si quieres seguir aprendiendo, informándote, o si tienes alguna duda, puedes escribir a yamyoga@outlook.com o bien dejar tu comentario en http://www.facebook.com/yamyoga.es. Si vives en San Fernando o en Cádiz (España), siempre puedes acudir a alguna de nuestras clases.

¡Namasté!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s