Desarrollando nuestra Consciencia

https://i0.wp.com/www.bioenergetica-radiestesia.com/wp-content/uploads/2013/07/353710_sad_cvetenie_vishni_1920x1200_www.GdeFon.ru_.jpg

Vamos caminando por la calle, sabemos dónde ir: al trabajo, a sacar la basura, a por los niños, a comprar el pan… y de manera automática nos vamos moviendo, siempre con la mente “en otras cosas”, siempre atentos a llegar al lugar. Sin embargo, hay momentos –momentos de lucidez– en los que, de repente, nos detenemos y nos damos cuenta de dónde estamos, de qué sucede alrededor de nosotros y de qué sucede dentro de nosotros.  Nos hemos parado y hemos sido conscientes de nuestro presente: un alto en el camino.

Esos son los momentos de lucidez que a veces suceden espontáneamente dentro de nosotros, sin embargo, la mayor parte del tiempo nos comportamos como autómatas; hasta que un día, quizás por azar, quizás porque la vida nos ha llevado –por algunos de sus senderos- nos encontramos con algo o con alguien que nos dice: ¿Estás siendo consciente? ¿Estás aquí y ahora? ¿Y a qué esperas?… Hoy vamos a ver uno de esos senderos que te sacude por los hombros y te dice: ¡Date cuenta!

La Consciencia y el Yoga

Te encuentras en tu sesión de yoga. Quien te instruye te va explicando la forma en que construyes tu asana: tus pies juntos, bien apoyados en la tierra; tus rodillas estiradas, pero sin bloquear; tus muslos fuertes; tu pelvis neutra; tus hombros abajo y atrás; tu mentón recogido; tu coronilla alineada con el cielo… Tu respiración profunda; tu atención a la punta de tu nariz… Y vas recorriendo tu cuerpo en busca de tu correcta alineación, vas observando tu respiración en busca de la profundidad, vas dirigiendo tu atención, tu mente, a ese punto de concentración. Enhorabuena, has despertado tu Consciencia. Durante ese pequeño lapso de tiempo, has llevado tu atención al presente y has ido caminando por tu cuerpo, mente y respiración siendo consciente de cada uno de los elementos.

Pero, en el sendero del Yoga, lo importante es cuando llevas tu práctica fuera de tu esterilla, y poco a poco, empiezas a ser consciente de tu día a día: de cómo caminas, de qué respiración llevas, de ´tu alineación cuando te sientas en una silla…

La Consciencia comienza a invadir cada aspecto de tu ser y cada aspecto de tu vida. Empiezas a conectar con tu interior y con el exterior. Eres Consciente. Eres Consciencia.

 

Algunos elementos que la conforman

Nuestro principio es la Consciencia: como un aroma, una esencia, invade cada momento, cada instante; pero también podemos desglosarla en varios elementos que nos ayuden a desarrollarla. Podríamos hablar de infinidad de ellos, pero nos centraremos en cuatro:

 

Paciencia

Desarrollar nuestra consciencia es un trabajo que debemos ir realizando poco a poco. Al principio solo serán momentos puntuales en los que, de repente, te has acordado de tu cuerpo, o te has acordado de tu respiración, o te has dado cuenta de un pensamiento que ha llegado y que ha provocado una emoción en ti. A veces pueden pasar días y no has tenido ninguna ocasión para ser consciente. Pero poco a poco, te irás centrando, irás teniendo más momentos en los que te das cuenta de que estás aquí y ahora. Momentos en los que buscarás dentro de ti para encontrar ese algo que no es tu cuerpo, que no es tu mente, que no son tus emociones… pero que, sin embargo, sigues siendo tú.

 

Desapego

A medida que la Consciencia sigue creciendo en nosotros,  comenzamos a observar como testigos. El placer y el dolor se convierten en circunstancias observables: no nos identificamos con ellos, dejamos que simplemente sucedan. Nos desapegamos de la aversión que nos produce el dolor, y de la atracción que nos produce el placer, para poder contemplarlos desde otra perspectiva.

 

Atención

Atender a lo que sucede es la base. Abrimos bien los ojos al mundo externo y abrimos los ojos al mundo interior. De esa forma, tu Consciencia comienza a tener más presencia en ti. Permaneciendo atentos a las oportunidades que la vida nos ofrece para ser conscientes.

 

Aceptación

Y aceptamos todo aquello que sucede en nosotros y fuera de nosotros. Cuando aceptas, tu consciencia despierta también a todo aquello que quizás siempre hemos evitado; o despierta a todo aquello que de alguna forma nos apega y nos arrastra. Al aceptar lo que sucede, tu Consciencia va creciendo en ti, dejas de vivir en ese mundo de ilusión para entrar al plano de la Realidad.

 

Conscientes del aquí y del ahora

Aquí y Ahora. Una respiración. Un pestañeo. El leve movimiento de tu mano. Un sonido. Un aroma. Un pensamiento… Aquí y ahora puedes ser consciente. Aquí y ahora tu ser se sitúa en el momento presente y observa como un Testigo. Despertar tu Consciencia es observar desde esa Consciencia Testigo todo aquello que sucede dentro y fuera de ti. Una simple acción: observa cuando inspiras, y observa cuando exhalas, abre tu consciencia a este momento, a esta realidad; abre tu consciencia y la acerca a la Verdad.

 

 

Hari Om.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s