El Yoga Nidra y la tensión: El arte de relajarnos

1280x720-knE

Hoy día, relajarnos se ha convertido en un verdadero arte. Algo que debería ser tan natural en nosotros como el respirar, a consecuencia de todos los cambios que se han producido en nuestra historia como humanos, se ha transformado en un lujo; se ha “desnaturalizado” e incluso podemos pasar toda la vida envueltos en la tensión constante: como un grito ahogado dentro de nosotros, esperando ser expulsado. Aquí os dejo algunas explicaciones acerca de la tensión, de la importancia de la relajación en nuestra vida y de cómo el Yoga Nidra puede ayudarnos a liberarnos de dichas tensiones.

 

La vida ha cambiado, pero nosotros seguimos siendo los mismos

https://i2.wp.com/img0.etsystatic.com/il_fullxfull.216710108.jpg

La vida ha cambiado en todos sus aspectos, es algo evidente: nuestro sistema social no es el mismo que hace unos cuantos siglos atrás. A medida que el tiempo ha ido avanzando, grandes cambios han sobrevenido, sin embargo, nosotros, como Homo Sapiens, sí que seguimos siendo prácticamente los mismos que hace 195.000 años, esto ha supuesto un desajuste entre nuestro avance tecnológico y social, y la capacidad de nuestro organismo de adaptarse a todas estas alteraciones.

Pero es en los últimos doscientos años cuando estamos experimentando realmente este desajuste entre nosotros y el mundo que hemos creado. Hay una dispersión de la energía en todos los niveles, que ha llevado a la mente humana a perder su equilibrio y armonía en todas las esferas de la existencia. Todo esto ha conllevado la aparición de las enfermedades psicosomáticas, cuya presencia está íntimamente ligada al estrés y al desequilibrio emocional y mental: la diabetes, la hipertensión, la migraña, el asma, las úlceras, los problemas digestivos, las enfermedades en la piel, las enfermedades psicológicas… son las principales enfermedades que nos tratamos,  y que más menoscabos pueden tener en nuestra salud. Ahora no son las guerras, las epidemias o la hambruna la principal causa de muerte en nuestra sociedad, sino el cáncer y las enfermedades coronarias, íntimamente relacionados con nuestra tensión física, mental y emocional. 

La ciencia médica ha aprendido a curar enfermedades que hace unos siglos podían diezmar la población y que ahora son apenas inofensivas, y prosigue en su estudio para combatir las dolencias psicosomáticas: se investiga contra el cáncer, se hacen estudios de la incidencia del estrés, del tabaco o de la contaminación en las enfermedades coronarias, sin embargo, el tratamiento se realiza desde un punto de vista netamente empírico, dejando a un lado la dimensión mental, emocional y espiritual del ser humano.

El gran problema actual del ser humano hoy día es la tensión constante y acumulada, abono excelente para las enfermedades nombradas anteriormente y muchas otras. Encontrar la forma de relajarnos completamente en todos los aspectos de nuestro ser, nos garantiza un estado constante de paz y de armonía, donde la tensión se convierte en mera circunstancia en vez de un estado continuo.

 

La tensión y sus distintas manifestaciones en nosotros

https://i2.wp.com/ww1.prweb.com/prfiles/2010/10/18/4669814/3_Afterthestorm.jpgLa tensión puede manifestarse de muchas maneras y por muchos motivos: si trabajamos mucho, o si no trabajamos nada, acumulamos tensión; si dormimos mucho o no dormimos nada, acumulamos tensión; si nuestra dieta es alta en proteínas o en hidratos,  nuestro organismo acumula tensión. Todas ellas se almacenan en distintos planos de la personalidad humana: el corporal, el mental y el emocional.

Y cada uno de nosotros va acaparando tensión que se manifestarán en otros niveles de la vida social: en las relaciones interpersonales, con la familia, en la comunidad, en la vida económica, política, en las relaciones internacionales… Y, sin embargo, no hemos podido desarrollar aún ningún método o sistema nos ayude a encontrar la paz… Y es que,  como ya indican los los textos yóguicos, solo existe una vía inequívoca que puede darnos la paz y la armonía: el encuentro con nosotros mismos, la búsqueda interior. Aprender a relajarnos nosotros, para que todo el sistema comience a cambiar es la piedra angular de la verdadera revolución en nuestra existencia.

 

Hay tres formas de tensión descritas por la filosofía yóguica y por la ciencia moderna

La tensión física o muscular: en la que nuestro cuerpo se ve implicado, afectando a la musculatura, al sistema nervioso y endocrino. Esta tensión se puede eliminar fácilmente mediante una relajación física profunda, posible de alcanzar en el Yoga Nidra.

La tensión emocional: esta tensión proviene de las dualidades, como amor/odio, ganar/perder, riqueza/pobreza, felicidad/infelicidad. Esta tensión es más difícil de eliminar por la dificultad que tenemos a la hora de expresar de una manera asertiva nuestras emociones, por lo que tendemos a reprimirlas, dando lugar a tensiones fuertemente arraigadas. Estas tensiones son difíciles de relajar a través del sueño ordinario o la relajación ordinaria, debemos recurrir a sistemas como el Yoga Nidra, para que la mente pueda tranquilizarse.

La tensión mental: son el resultado de una actividad mental intensa y excesiva: ideas, imágenes, fantasías, confusiones, oscilaciones… a lo largo de la vida, nuestras experiencias se van acumulando en nuestra mente, y de vez en cuando, estas explotan manifestándose en el cuerpo, la mente, en nuestra actitud, nuestras reacciones y emociones. Cuando nos encontramos tristes, rabiosos o irritados, solemos achacarlo a algo superficial, pero, sin embargo, la verdadera raíz es mucho más profunda. El Yoga Nidra puede ayudarnos a profundizar en los reinos de la mente subconsciente, liberándola de todas las tensiones acumuladas a lo largo de la vida, y estableciendo armonía en todas las facetas de nuestro ser.

 

Pero, si me duermo, ya me relajo, ¿no…?

 

https://i2.wp.com/41.media.tumblr.com/e5b78717df8c636351c9705823d7b09e/tumblr_mwsepk1BWB1qas1mto4_1280.jpg

Pensamos que, en realidad, relajarnos es fácil. Basta con tumbarte en tu cama o reclinarte en el sillón y cerrar los ojos, y si te duermes, ya, entonces, te has conseguido relajar plenamente. Pero, sin embargo, en absoluto esto supone relajarnos. Nuestra mente, ya sea en sueños, ya sea con pensamientos reverberantes, sigue trabajando mientras dormimos. El cuerpo no se relaja completamente, de hecho, a veces incluso durante el sueño, podemos despertarnos doloridos porque alguna parte de nuestros músculos se han contracturado, o porque sintamos ardor de estómago. Otras personas se levantan con la mandíbula dolorida, pues han estado toda la noche apretando los dientes.

No, no hay relax en el sueño, o en el hecho de tumbarnos simplemente. Una verdadera relajación necesita de nuestro estado consciente, de una mente activa y despierta.

¿Cuántas veces te has despertado y has tenido la sensación de que estás tan cansada como cuando te fuiste a la cama la noche anterior? ¿Cuántas veces has sentido que el sueño, que debía ser reparador, no ha surtido efecto en ti, y tu mente sigue dando vueltas, y tu cuerpo sigue dolorido? Todo esto se debe a que, en realidad, dormir no significa dejar de estar tensos. El sueño, muchas veces, es solo una especie de standby de las tensiones diarias, e incluso durante el sueño, pueden aparecer otros tipos de tensiones manifestadas en sueños desasosegantes, en la incapacidad para dormir, en las tensiones que mencionábamos anteriormente.

 

La verdadera relajación  necesita una mente alerta

https://i0.wp.com/in1.ccio.co/46/J5/d4/58538a0755830dc2e96b0c0cee49dc26.jpgA veces, en las clases, he explicado a los alumnos la importancia de que, cuando realizamos la relajación final, tras una sesión de asanas y de pranayama, es fundamental que no nos durmamos, que hagamos lo posible para evitar el sueño y abandonarnos a él. Para ello, utilizo un símil que aquí puede venirnos bien:

Imagina que accedes a un edificio, donde hay cinco pisos hacia arriba y cinco pisos hacia abajo. El piso del medio digamos que representa tu estado normal del día a día. Cada piso superior va a ser un grado más de tensión, siendo el más alto la tensión absoluta, o el estado de shock. El último piso va a ser la relajación absoluta, que podríamos incluso identificar con el de la liberación (el fin último del Yoga). Para que tu ascensor funcione, necesitas corriente eléctrica que, en este caso, sería nuestra mente consciente.

Cuando te relajas, tu interés se centra en descender cada piso. A medida que te vas relajando más y más, puedes ver que el ascensor va bajando y bajando. Sin embargo, ¿qué sucedería si nos durmiéramos? Que la luz se interrumpiría, y tu ascensor podría quedar parado en el tercer piso, por ejemplo. Eso significaría que no podría seguir bajando, y que, por ende, no podrías continuar tu relajación hacia el piso cuarto. Si, por ejemplo, el tercer piso se corresponde con tu aspecto emocional, esto significaría que, al dormirte, no has conseguido liberar las tensiones emocionales, y que aunque hayas relajado el cuerpo y la mente, estas tensiones seguirán ahí, en lo profundo de tu ser.

 

Recuerda algo importante: no se trata del tiempo que pases relajándote, sino de lo eficiente que sea tu relajación

He escuchado varias veces en mis clases, alumnos decirme que no han podido dormir bien, o que llevaban tiempo sin dormir, y que en los 15 minutos que duran las relajaciones, se han levantado mucho más recuperados que en las ocho horas de sueño de la noche pasada. Eso solo significa que han conseguido liberar muchas de las tensiones acumuladas que no han podido deshacerse en el sueño. Sintiéndose mucho más reconfortados, en paz, en armonía y calma para iniciar un nuevo día.

 

https://ellymackay.files.wordpress.com/2015/03/anneofgreengables1.jpg

 

 

El Yoga Nidra  y la Relajación corporal, mental y emocional

El sistema del Yoga Nidra es un medio excelente para obtener la paz y la armonía en estos tres aspectos del ser. A través del recorrido del cuerpo, de la observación de la mente y de las visualizaciones, podemos alcanzar el estado de paz y de calma en nuestro cuerpo, mente y emociones. Ello va a significar que podamos vivir una vida más plena, con menos problemas, que dejemos de lado todas las tensiones que en nada aportan a nuestra vida; ver las cosas desde un punto de vista más real y objetivo y menos doloroso para nosotros, ser capaces de gestionar nuestras propias emociones, ganar en armonía y felicidad y, en definitiva, disfrutar más de la vida y desapegarnos de todo aquello que nos resulta doloroso.

 

 

¿Y tú? ¿Estás dispuesto a liberarte de las cadenas de la tensión?

 

https://images.bigcartel.com/bigcartel/product_images/153911431/max_w-600/endless1.jpg

 

 

Estos son los enlaces a las imágenes, la autora de las mismas es la artista Elly Mackay:

 

http://41.media.tumblr.com/e5b78717df8c636351c9705823d7b09e/tumblr_mwsepk1BWB1qas1mto4_1280.jpg

http://ww1.prweb.com/prfiles/2010/10/18/4669814/3_Afterthestorm.jpg

http://in1.ccio.co/46/J5/d4/58538a0755830dc2e96b0c0cee49dc26.jpg

https://ellymackay.files.wordpress.com/2015/03/anneofgreengables1.jpg

http://img0.etsystatic.com/il_fullxfull.216710108.jpg

https://images.bigcartel.com/bigcartel/product_images/153911431/max_w-600/endless1.jpg

http://s2.dmcdn.net/BGSHQ/1280×720-knE.jpg

Un comentario en “El Yoga Nidra y la tensión: El arte de relajarnos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s