Esta semana, en clase: Virabhadrasana I, El Guerrero nº 1

 

DSC_2423

Durante el invierno, la energía cambia de sentido y se interioriza. La Naturaleza parece haberse detenido, sin embargo, la vida bulle dentro de cada árbol aparentemente yerto, dentro de cada rincón bajo la tierra en forma de semillas, de madrigueras, en cada espacio y lugar. Un letargo que en el fondo concentra dentro de sí toda la energía necesaria para el comienzo del nuevo ciclo. De igual manera, dentro de nosotros, la energía se condensa en nuestro centro, para proyectarse hacia afuera. Aprovechamos este cúmulo para proyectarla desde nosotros hacia los demás. Virabhadrasana I, el Guerrero nº1, nos permite proyectarnos hacia afuera, dándonos las herramientas necesarias para que nuestra energía sea firme e imponente, y, con ella, nuestra mente, nuestra actitud y nuestro ser. El Guerrero I es el comienzo de la estabilidad, de la decisión, de la confianza, de la estima, del “aquí estoy: aquí y ahora” y nos ayuda a enfrentarnos a nuestros miedos y a sacar lo mejor de nosotros mismos.

 

¿Cómo se ejecuta?

 

Vamos a comenzar a ejecutar Virabhadrasana I situándonos al principio de la esterilla. Nos alineamos en  Tadasana, y de ahí, colocamos las manos en Namasté y flexionamos las dos piernas a la vez, como si fuéramos a hacer Utkatasana, pero con las manos frente al pecho. Mientras exhalamos, lanzamos la pierna izquierda hacia atrás dedicándole una apertura bastante amplia, pero procurando que nuestro pie se apoye completamente en el suelo. Observarás que instintivamente, el pie habrá quedado con los dedos hacia fuera. Esto te dará un buen apoyo. Desde esta posición, mientras inspiras, dirige las dos manos hacia el frente estirando los brazos y luego hacia arriba, por encima de la cabeza, en dirección hacia el cielo. Aquí, puedes modificar la posición de los brazos, bien colocándolos separados y paralelos entre sí, o bien ampliando la apertura de los mismos (como si estuvieras cogiendo un balón de playa por encima de tu cabeza). Ya tienes el Guerrero nº 1, a la que puedes dedicarle varias respiraciones.

 

DSC_2422

 

Pies, piernas, pelvis

Al igual que sucede en Virabhadrasana II, o en Utthita Parsvakonasana, observa que los pies se encuentren dirigidos hacia la misma dirección, y que cuando te inclinas, el borde externo de la pierna que tienes extendida, no se levanta del suelo. La rodilla de la pierna flexionada debe procurar no sobrepasar la punta del pie, y la otra rodilla ha de estar estirada, pero procura que no se bloquee. Si sientes que hay demasiada tensión en la rótula, flexiona un poco, o cierra la apertura de las piernas.

La pelvis se encuentra en rotación interna por un lado, y en extensión por el otro lado. Procura que se dirija hacia el frente, en dirección hacia donde estás mirando.

 

Tronco y cabeza

El tronco se encuentra en posición neutra, entendiendo ésta, como la que adoptamos para Tadasana. Es decir, perpendicular al suelo. Procura que no se te profundice la lordosis lumbar (es decir, que se te arquee demasiado la espalda), sino que continúes con las curvas lo más neutras posible. La cabeza se encuentra, al igual que el tronco, mirando hacia delante. En algunas escuelas –como la de Iyengar- la asana se completa mirando hacia las manos, sin embargo, nosotros, por razones ergonómicas, preferimos que continúe la mirada hacia el frente.

Hombros, brazos y manos

Como siempre indico, los hombros han de estar separados de las orejas, incluso cuando los flexionamos. Procura que estos no se eleven y dedica la acción energética a separarlos de las orejas, aunque los tengas flexionados. Los brazos se encuentran extendidos y colocados por encima de la cabeza. Aunque si te duelen las cervicales, puedes llevar o bien los brazos extendidos hacia delante, y paralelos al suelo, o bien junto al tronco.

Puntos claves

– Pies  bien asentados en el suelo

– Una rodilla flexionada sin pasar la punta del pie, la otra rodilla estirada, sin que esté bloqueada.

– Pelvis en torsión hacia delante, dirigiéndose a la punta del pie flexionado.

– Tronco en posición neutra, perpendicular al suelo, procurando controlar la curvatura lumbar.

– Hombros en flexión, dirigiendo los brazos hacia arriba, evitando que se junten con las orejas.

– Brazos extendidos hacia arriba con las palmas juntas, o bien separados entre sí.

– Mirada hacia el frente.

 

Deshaciendo la postura

Para deshacer la postura, deja que tus manos bajen y colócalas de nuevo frente al pecho, inclina tu tronco –desde las caderas – ligeramente hacia delante, y recoge en una zancada la pierna que tienes detrás. Vuelves a la posición de Utkatasana y de ella a Tadasana.

 

Lo que transmite, lo que significa

 

Guerrero nº 1 es la acción, la confianza, la seguridad, la fijación en un objetivo para conseguirlo. Virabhadra fue un gran guerrero conocido en la mitología hindú, nacido de uno de los pelos de Shiva y que ajustició a Daksha y a todo su séquito por una profunda ofensa hacia el dios y su esposa. Nació, de este modo, el poderoso héroe que, en esta postura, se le homenajea.

Como este héroe, el Guerrero nos transmite la seguridad, la confianza, la fuerza, la entereza y el sentido de la justicia. La estabilidad profunda de las piernas para asentar nuestras bases, la amplitud de nuestro pecho para proyectar nuestra energía, la profunda intensidad de la postura, nos evoca a este gran guerrero y nos permite iniciar nuestros proyectos y caminar por nuestra vida con decisión.

 

 

Los beneficios que aporta

En esta posición de piernas, se corrigen pequeños defectos en pies, tobillos, rodillas y muslos. Las caderas se flexibilizan, aportándonos mayor amplitud y movimiento, y disminuye la rigidez de hombros y espalda. Al expandirse el pecho, facilita la respiración profunda, y elimina la rigidez del cuello. Mentalmente, nos prepara para una actitud de apertura, de seguridad y confianza en nosotros mismos, mejora la concentración, la memoria y el interés.

 

¿Alguna contraindicación?

Si tienes alguna dolencia cardíaca, no sobrepases el tiempo en esta postura, pues es demasiado intensa. De hecho, cualquier persona sin dolencias especiales, no deberá mantenerla más de tres o cuatro respiraciones. En caso de que tengas problemas en la zona cervical o de los hombros, coloca tus brazos separados hacia arriba, o bien déjalos paralelos frente a ti. Si es severa, entonces no deberás subir los brazos.

 

 

Secuencia de Utkatasana – Virabhadrasana I

DSC_2421

DSC_2422

DSC_2423

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s