La Odisea: un viaje hacia nuestro interior

Cuando el yoga deja de ser una simple práctica para encontrar tu bienestar psicofísico y pasa a convertirse en una senda de descubrimiento interior, te conviertes en un peregrino de tu propio ser. Lo que antes era una práctica rutinaria, ahora se transforma en un largo viaje hacia los confines de nuestro interior.

Sigue leyendo

Anuncios

La llegada del Otoño | ¿Cómo nos influye?

trees-1789120_1920

 

El Otoño simboliza el proceso de transición del viejo ciclo, que ha culminado en el Verano, hacia el nuevo ciclo que comenzará en el Invierno. Tanto la Naturaleza como nosotros nos preparamos para culminar el ciclo. Pero la mayoría de las veces no somos conscientes de los cambios que se producen en nosotros: nos sentimos cansados, apáticos, deprimidos; nos duelen las articulaciones, nos constipamos constantemente… Y lo achacamos al azar, cuando realmente es solo un proceso natural que tiene que ver con el final del ciclo.

A través de las técnicas del Yoga, iniciamos un conocimiento interior en todos los ámbitos de nuestro ser, que nos ayudan a detectar esos cambios y a aceptarlos. Por ello, en este artículo voy a dejarte algunas nociones sobre qué trabajaremos en Otoño durante el curso “La Naturaleza y el Yoga” y de qué manera va a ayudarte en tu bienestar físico, mental y espiritual

 

 

El Otoño

El Otoño es la estación del cambio y de la transición. Es la estación de la abundancia, pues en ella se recogen los frutos que durante el verano han madurado y que ahora ya han caído a la tierra, dispuestos a continuar perpetuándose. La manzana que ha caído del árbol, irá poco a poco descomponiéndose para que sus semillas sean absorbidas por la tierra y de ellas pueda brotar una nueva simiente.  El Otoño, por lo tanto,  es el momento del culmen, de la máxima plenitud, pero también del paso hacia el final del ciclo, para dar paso a nuevas simientes y nuevas vidas.

Entre el 21  y el 24 de Septiembre, suele tener lugar el Equinoccio de Otoño, momento en el que el día tiene la misma duración que la noche, pero a partir de este día, poco a poco, la noche irá tomándole terreno al día.

La Naturaleza comienza entonces a replegarse: los árboles pierden sus hojas, los frutos han caído de las ramas, las cosechas ya han sido recolectadas, los pájaros migran a zonas más cálidas, los animalillos se retrotraen en sus madrigueras. Se tiñe el paisaje de colores cálidos, marrones, para dar paso después al frío invierno.

 

Y en la atmósfera, sobre todo tenemos el desconcierto: días de calor alternados con días de frío, sobre todo al principio; días de viento, días de lluvia, días de humedad… Se trata de una estación totalmente inestable, en la que cualquier cosa puede suceder, pero que poco a poco irá apaciguándose a medida que el Invierno comienza a llamar a la puerta.

 

 

Los cambios del  Otoño en nosotros

 

Cuando llega el otoño, las horas de sol se reducen, y eso afecta en nuestro cuerpo y nuestra mente: las hormonas se ralentizan, así como la síntesis de proteínas, por lo que nuestro cuerpo se va regenerando más lentamente, y  eso implica que nos sintamos más cansados, que tengamos más hambre o que podamos tener un humor más variable. Es en la fecha que además volvemos al trabajo y se reanuda la actividad, y eso puede incrementar nuestras sensaciones.

Por otro lado, vivir en las grandes ciudades, que vuelven de la festividad del verano, y la contaminación atmosférica es más patente, el ruido, el estrés, también pueden hacer mella en nuestro estado de salud físico, mental y energético.

Pero, además, tenemos que tener en cuenta el proceso “energético”. La energía, grosso modo, puede moverse de dentro hacia fuera (centrípeta) o de fuera hacia dentro. Si observas la naturaleza, es en el Otoño donde comienza a variar el movimiento energético:  la energía comienza a funcionar de dentro hacia fuera: los árboles, las plantas, los animales… todos se esconden bajo tierra o detrás de capas de corteza para continuar con el ritmo de la energía en la Naturaleza, que se prepara para ir hacia dentro.

Y todo esto nos influye a nosotros, pues, ¿acaso podría ser de otro modo? Somos parte integrante de la Naturaleza, y nuestro organismo pertenece completamente a ella, por lo que podemos vivir en nosotros una serie de cambios, que debemos conocer.

 

¿Qué sucede en nosotros durante el Otoño?

tee-1698297_1920A nivel físico, podemos encontrarnos con problemas de alergias, enfermedades que afectan al aparato respiratorio (asma, rinitis, catarros, enfriamientos…). Pero también podemos ver que se incrementan los problemas de estreñimiento, gases. Las personas con dolencias cardíacas, inmunodeficientes y psíquicas pueden ver en esta estación un empeoramiento. Así como aquellas personas que padecen de artrosis y de artritis van a sufrir un empeoramiento.  Por otro lado, lesiones musculares como contracturas pueden ser en esta fecha más dolorosas debido al cambio de la temperatura.

A nivel mental, nos sentimos más cansados, más desconcentrados y tenemos un humor muy variable, tendiendo a la depresión. Además se incrementa el estrés y la ansiedad tanto  por los factores externos, como por factores psicológicos que implica la vuelta al trabajo. Así mismo, nos cuesta muchísimo más permanecer concentrados, nuestra mente está totalmente dispersa.

A nivel energético, estamos más apagados, sin fuerzas, o quizás todo lo contrario, vamos de un lado a otro sin parar, pero sin orientación ninguna, sin saber qué hacer: queremos hacer cosas, y no atinamos con nada.

 

 

 

¿De qué manera puede ayudarnos el Yoga en el Otoño?

yoga-2662237_1920

Las distintas técnicas del Yoga están orientadas sobre todo a tener una mayor consciencia de nosotros mismos y de nuestros koshas o envolturas. Conocernos a nosotros mismos en el aspecto físico, mental, energético y espiritual nos ayuda a alcanzar una mayor comprensión de todo aquello que sucede en nuestro entorno y en nuestro interior. Muchas veces nos sentimos perdidos, sin entender qué nos pasa o por qué nos sucede lo que nos sucede y simplemente entendiendo que en muchos casos simplemente son procesos naturales, puede llegar a quitarnos un gran peso de encima y, sobre todo, actuar para buscar restablecer el equilibrio.

En este curso de Hatha Yoga, vamos a tomar como máximo exponente la práctica de Asanas (posturas corporales),  de Pranayamas (técnicas de respiración) y de la Relajación. Aunque también vamos a incluir técnicas de interiorización y de concentración.

 

Las Asanas nos van a ayudar a encontrar el bienestar físico: cuando practicamos un asana, no solamente estamos desarrollando la flexibilidad, la fuerza, el equilibrio o la resistencia, sino que también debemos implicar la mente y la respiración, por lo que su práctica nos va a ayudar a:

  • Mejorar y equilibrar los sistemas del cuerpo: sistema coronario, sistema nervioso, sistema digestivo, sistema excretor, sistema reproductor, sistema musculoesquelético, sistema respiratorio.
  • Prevenir enfermedades infecciosas como catarros, resfriados, o gripes.
  • Mejorar enfermedades crónicas como artritis y artrosis, enfermedades coronarias, enfermedades inmunodeficientes, o enfermedades mentales.
  • Desarrollar las capacidades físicas de flexibilidad, fuerza, equilibrio, resistencia, entre otras.
  • Aumento de la capacidad respiratoria, siendo de gran ayuda en problemas de asma, bronquitis, alergias, etc.
  • Tonificar el cuerpo y la musculatura.

 

El Pranayama nos va a ayudar a mejorar nuestro bienestar físico, pero sobre todo va a incidir en el equilibrio cuerpo-mente. Nos va a ayudar a:

  • Mejorar las capacidades intelectuales: concentración, memoria, creatividad, análisis, etc.
  • Mejorar nuestro estado de humor y controlar nuestras emociones a través de la respiración.
  • Conseguir la paz y la calma mental.
  • Aumentar nuestra capacidad respiratoria, siendo de gran importancia en los demás sistemas corporales.

 

La Relajación, la Interiorización y la Concentración van a incidir sobre todo en nuestro bienestar espiritual, mental y físico, ayudándonos a:

  • Eliminar los patrones negativos mentales, y sustituirlos por nuevos patrones mentales positivos, que nos ayuden a crecer y desarrollarnos. Aumentando nuestra confianza y nuestra autoestima.
  • Encontrar el verdadero descanso y eliminar todas las tensiones que se producen dentro de nosotros.
  • Mejorar el funcionamiento de todo el organismo, ayudar a la regeneración de los tejidos.
  • Sentirnos mejor con nosotros mismos y con nuestro entorno.
  • Desarrollo del conocimiento interior y de los aspectos espirituales.

 

Y si estás interesad@ en probar, solo tienes que dirigirte a nuestra sección de Contacto y preguntar Guiño

La meditación: algunas cuestiones acerca de la meditación, sus tipos y la mente

meditation

¿Qué es la meditación? ¿Qué significa dejar la mente en blanco? ¿Es posible vaciar la mente? ¿Qué tipos de meditaciones hay? ¿Cuál es la mejor técnica meditativa para mí?… Estas son algunas de las cuestiones que muchos de nosotros, cuando nos adentramos en las técnicas meditativas, nos realizamos. En este artículo, siempre bajo mi propia experiencia y aprendizaje, intento resolver algunas de dichas cuestiones, aunque quedan muchas preguntas más por resolver y probablemente las respuestas que encuentres aquí pueden ampliarse y profundizarse en ellas; sin embargo, quizás estas pocas palabras quizás desenreden la madeja de ideas, conceptos de hoy día acerca de la meditación.

Sigue leyendo

¿Cómo influye la respiración en nuestra mente?

Chica en el cesped respirando
Nuestra respiración está conectada a nuestra mente. Como respiras, así es tu vida.

En este artículo vamos a comprender un poco mejor de qué manera la respiración influye en nuestro estado de ánimo y, por extensión, en nuestros pensamientos y acciones y de qué manera podemos influir en estos a través de aquella.

Desde muy antiguo los yogis han sabido que la respiración determina los pensamientos, los actos, el carácter y la personalidad de las personas, así pues una respiración eficiente llevará a un estado psicofísico determinado y una respiración deficiente a otro. De ahí su importancia.

Para comprender de una manera más occidental y empírica de qué manera la respiración determina nuestros pensamientos y actitudes y por qué esos antiguos sabios tenían razón, vamos a ver en este artículo algunos factores a tener en cuenta acerca de la respiración, de su funcionalidad y fisionomía para comprender con un poco de más detalle el proceso respiratorio y la importancia del mismo en nuestra salud y bienestar psicofísicos.

Cómo descubrir nuestra guía espiritual


jatayu-hndu-vadic-artwork-b-k-mitra

En este artículo nos centraremos en el pasaje que relata el encuentro entre Jatayu y Rama, y descubriremos cómo hemos de permanecer atentos para aprender a escuchar nuestra guía interior.

En el pasaje anterior de la Ramayana, en el que Ravana secuestra a Sita mediante un juego ilusorio, descubrimos cómo Maya, el mundo ilusorio, representado por el ciervo dorado, podía hacernos creer que el mundo de los sentidos es la realidad. Una estratagema de Ravana, el Ego, para secuestrar nuestra luz interior.

Rama y Lakshmana han descubierto el engaño, y ahora se disponen a buscar por todos los rincones del mundo a Sita. Pero… ¿Cómo empezar? Al llegar a la cabaña simplemente han descubierto que Sita ya no está: desconocen el rumbo que tomar, hacia dónde dirigirse o por quién preguntar. Lo único que pueden hacer es vagar y buscar en cualquier parte…

Sin embargo, pronto aparecerá la figura de Jatayu, moribundo, que guiará su búsqueda; y es este hermoso pasaje el que vamos  a explorar hoy: El encuentro entre Rama y Jatayu.

Sigue leyendo

Ritual para el solsticio de Invierno: creando nuevos propósitos

barley-field-1684052_1920


La última noche antes del solsticio de invierno es la más larga del año. La noche, símbolo de las tinieblas, de la oscuridad, comenzará poco a poco a acortarse para dar paso al sol, a la Luz. Cuando llega Junio, celebramos las hogueras de San Juan. Cuando llega diciembre, posponemos un poco este momento mágico y celebramos la Navidad. Compartimos regalos y deseos y vivencias con los seres queridos;sin embargo, abandonamos el verdadero sentido de esta celebración ancestral. Así pues, os invito a celebrar el solsticio de invierno en el momento en que todas las energías de la Naturaleza se encuentran preparadas para recibir nuestros propósitos, aquello que queremos que tenga presencia en nuestra vida.


El ciclo de la vida

La vida es así. Es un ciclo constante. Un tiempo es oscura, un tiempo es luminosa, un tiempo se encuentra en equilibrio: como un péndulo que viene y que va. Y tú puedes estar encaramado al péndulo, o puedes bajar del péndulo y observar la vida. Cuando te encuentras cabalgando en el péndulo de la vida, pierdes la noción de lo que es en realidad; te dejas arrastrar por la corriente del péndulo y a veces todo es oscuridad y otras veces todos es luz, y otras, no sabes si oscuridad o si luz. Al bajar del péndulo, al contemplarlo desde fuera, puedes darte cuenta de que, en realidad, solo es un péndulo y que siempre habrá un momento de luz, otro de oscuridad, otro de equilibrio o indiferencia.

Como en las estaciones, como en el juego solar, la oscuridad precede a la luz y la luz se rendirá a la oscuridad. Y ambas formarán un maravilloso equilibrio, pues no puede haber luz sin oscuridad, ni oscuridad sin la luz. Como las dos alas de un pájaro.


Son tiempos de siembra

Y ahora nos encontramos con la caída de la noche. Ahora la luz poco a poco irá proclamando su victoria. La energía de la Naturaleza comenzará a irradiar hacia fuera, de manera centrípeta. Podrás dar luz y podrás absorber luz. Nuestros pensamientos, nuestras palabras y nuestras acciones se llenarán de energía para que se manifiesten en nuestra vida.

Es el momento de tomar la tierra, de horadarla y de sembrar las semillas que queremos que germinen y broten en este ciclo. Ahora hemos de meditar en nuestros mejores deseos para nosotros y para los que amamos. De escribirlos o manifestarlos y sintonizar con ellos, para tenerlos en presencia.


Medita, luego siembra

Son estos tiempos de meditar acerca de nosotros mismos, de nuestra vida, de lo que nos falta y de lo que queremos. Calmar el cuerpo, la mente, el corazón para ir descubriendo aquello que de verdad quiero en mi vida. Los deseos banales nunca se cumplen. Los que pides con el Ego y no con el Ser, desaparecen tan pronto como los olvidas. Para encontrar el verdadero camino, el propósito vital, has de mirar hacia dentro deshaciéndote de los velos del egotismo. Y cuando tu mente esté en calma, es ahí donde nacerán tus verdaderos propósitos.


El propósito, la semilla

El propósito que nos planteemos ha de ser noble, amoroso y pacífico. Para ello necesitamos una idea clara, un lenguaje preciso, unas palabras adecuadas, una expresión correcta. Significa esto que crearemos un propósito que sea breve, conciso, claro, que tenga que ver con algo importante en nuestra vida, y, sobre todo, que sea positivo: que contenga aquello que sí queremos, y no aquello de lo que queremos deshacernos. Nuestra resolución o sankalpa (en este artículo podrás encontrar más información al respecto).


La paciencia y la constancia como parte fundamental

Cuando siembras una semilla sabes que dejarla ahí y olvidarte de ella supondrá que se seque o simplemente quede siempre como una potencialidad. Es necesario su cuidado y su atención, sobre todo en los primeros momentos, para que poco a poco vaya germinando y creciendo.

Con nuestros propósitos sucede lo mismo. No solo vale con formular un maravilloso propósito y dejarlo ahí en algún rincón de la mente. Hemos de tomarlo y de cuidarlo. De sembrarlo y estar pendientes en todo momento. No sabemos qué clase de semilla será, si necesitará cuidados toda la vida, o de si podrá llegar un momento en que no tengamos que estar atentos, porque vivirá sola y arraigada en nosotros.

Pero en cualquier caso, es importante que esa semilla sea cuidada con mimo y detalle, hasta que arraigue en nosotros.


El ritual (una propuesta)

background-1822614_1920

El ritual y el símbolo ayudan al Ser Humano a sacralizar diferentes aspectos de su vida. Cuando conviertes algo en sagrado y objeto de veneración, lo integras en ti y te expandes con él. Sales de tu ego para transformarte en una comunión con aquello que para ti es importante. Es por ello que los pequeños rituales y símbolos, nos ayudan a estar conectados con el Todo,y a encontrar dentro de nosotros la luz. Los ritos tienen su simbología y también su creación. Es por ello que te dejo aquí un ritual que nos pueda ayudar a establecer nuestros propósitos y, lo más importante, a conseguirlos.


Dedícate un tiempo a sentarte, a respirar relajadamente y a serenar tu cuerpo, tu mente y tus emociones. Mantente tranquilo y sereno. Deja que la tensión física, mental y emocional te vayan abandonando, o que se queden en un lado, sin que te perturben.

En estado de paz y de calma, de silencio interior, hazte la pregunta “¿Qué quiero realmente en mi vida?” Y luego vuelve al silencio.

Deja que fluya el momento, que pase. Muchos pensamientos podrán llegar, pensamientos banales en la mayoría de los casos. Mantente atento, alerta, porque en algún momento de ese fluir podrás sintonizar con alguna idea que tenga que ver con la pregunta formulada.

Cuando aparezca la idea, contémplala, obsérvala de cerca, pregúntate si eso es lo que necesitas cambiar en tu vida, o si es lo que quieres sembrar en ella. En ti, en tu intuición, estará la respuesta.


Entonces observa y rumia dicha idea para desgranarla y comprenderla. Es el momento en el que vas a elaborar tu resolución, tu propósito. Recuerda que debe ser breve, conciso, positivo y evocador. Y ahora, con total intensidad, repítelo en tu mente varias veces. Es importante que sea de manera intensa.


Cuando llegue la primera mañana del solsticio de invierno, con la idea clara, tomarás un papel y escribirás de forma clara y precisa, esmerándote en tu letra, tu propósito. Con conciencia, ese papel lo sembrarás. En una maceta, en un jardín… En algún sitio, como símbolo de la semilla que quieres que germine en tu vida.

O tendrás una nueva maceta, con tierra nueva, y una semilla. Ahí sembrarás tu papel con tu propósito y tu nueva semilla. Porque así la cuidarás, y cuando cuides tu semilla, también cuidarás de tu propósito.  Y cuando la semilla comience a germinar y a brotar, verás cómo también tu propósito germinará y brotará.


Y, por último… en la sencillez está el gusto

spring-1878275_1920

Cuando tienes muchas responsabilidades, al final terminamos dejando de responder a todas. Significa esto que no te líes a poner miles de objetivos y de propósitos, pues tú y yo sabemos que, de ser así, ninguno brotará. Elige bien, elige muy bien el objetivo que quieres, tu propósito, pero que sea solo uno. Dedícate por entero a ese objetivo que los ciclos continúan y que muchas veces cuando un propósito brota y enraíza, muchos de los otros desaparecen. Así que recuerda: solo un propósito, amor y paciencia.


Om Shanti.

La peregrinación en el bosque: descubriendo las luces y las sombras

22-escritura-a-histc3b3ria-do-rei-rama-bg-11

 

El siguiente Kanda de la Ramayana nos cuenta las vivencias de Sita, Lakshmana y Rama en el bosque. Allí permanecerán durante diez años peregrinando por las diferentes ermitas, embebiéndose de la sabiduría de los sabios y liberando el lugar de todos los rakshasas que perturban su paz.

Cuando Rama entró en el imponente bosque de Dandaka, vio que lo habitaban ciervos y otros animales, incluyendo osos y tigres. Los árboles estaban cubiertos de enormes plantas trepadoras y enredaderas, y nadie había cuidado de los lagos y los estanques.

Viradha, a man-eating demon encountered by Rama, from the Hindu epic 'Adhyatma Ramayana', 1802Pero pronto aparecerían los problemas: un terrible rakshasa aparece ante ellos:

El rakshasa que se alimentaba de carne humana, tenía los ojos hundidos y unas enormes fauces, rugió como el trueno. Su enorme panza temblaba y se agitaba cuando se movía y sus miembros estaban torcidos y deformes. Se cubría con una piel de tigre manchada de sangre y grasa y atormentaba a todos los animales del bosque. En el momento en que se abalanzó sobre Rama, Lakshmana y Sita, pudieron ver que en la punta de su lanza llevaba empalados tres leones, cuatro tigres, dos lobos, diez ciervos, y una cabeza de elefante, cuyo colmillo todavía mostraba un rastro de sangre coagulada.

El demonio se acercó a Sita y la tomó por la cintura, lo que despertó la ira de Rama y de Lakshmana.

Rama colocó la más recta y afilada de sus flechas en el arco. Siete flechas con punta de oro que ardían cual lengua de fuego volaron como el viento y partieron el aire con un silbido. Atravesaron el cuerpo del rakshasa y éste cayó a la tierra.

Sin embargo, el demonio, que respondía al nombre de Viradha, parecía ser invencible, por lo que la lucha continuó.

Hasta que consiguieron encontrar su punto débil

Entonces Lakshmana cercenó con rapidez el brazo derecho del rakshasa y Rama el izquierdo.

El rakshasa, que era oscuro como una nube, cayó de nuevo al suelo pero esta vez sin brazos, como una montaña derribada como un rayo.

Cercenaron el otro brazo y, en ese momento, Viradha descubre su verdadera realidad:

En realidad soy el Gandharva Tumburu, tengo este horrible cuerpo de rakshasa porque kubera dejó caer sobre mí una maldición

Así pues, consiguen liberar al rakshasa de la maldición del cual ha sido presa. Comenzando así la primera de las aventuras de Rama, Sita y Lakshmana en el bosque.

En su periplo, conocieron a muchos sabios, entre ellos a Sharabhanga, a Sutiksna y a Agastya y su esposa, ante los cuales Rama, Lakshmana y Sita se presentan y reverencian.

Al principio, los sabios y asceta temen la llegada de Rama, pues piensan que su estancia en el bosque pueda dar lugar al enfado de los rakshasas y que estos perturben su paz. Sutiksna comunica este malestar entre los sabios del bosque a Rama, pero este le realiza una promesa: matará a todos los rakshasas que residen en el bosque para que los ascetas no teman ser perturbados a la hora de hacer sus ritos y sacrificios. SU promesa se extiende a todos los rakshasas que pueda encontrar.

Es por ello que Sita, temiendo por que su marido se desvíe de las buenas acciones, habla con él en una hermosa disertación para que recuerde que él es protector de todas las criaturas, y que podría darse el caso de que diera muerte a un rakshasa siendo tal inocente, pero Rama la tranquiliza diciéndole que ha de cumplir su promesa y que, sobre todo, ha de proteger a aquellos que causan el bien a otras criaturas, como los sabios y ascetas.

 

Simbología y significado

El bosque representa lo desconocido. En nosotros simboliza esa parte del subconsciente, o bien la Sombra que poseemos y que al explorar descubrimos fenómenos benignos y malignos. Cuando caminas por un bosque, nunca sabes qué encontrarás al otro lado de ese árbol. Así pues, su periplo por el bosque los lleva a encontrar luces (en los sabios) y sombras (en los demonios) al igual que nosotros,cuando dirigimos nuestra mirada hacia el interior, también podemos descubrir luces y sombras.

Y sucede que a veces, cuando alguna sombra amenaza con atacarnos, al destruirla, nos damos cuenta de que en su interior albergaba una naturaleza divina. Es de este mismo modo que cuando Rama y Lakshmana destruyen al terrorífico Viradha, descubren que su verdadera realidad era divina. Enfrentarnos a nuestros propios demonios puede dar lugar a descubrir dentro de nosotros qué encierra ese miedo, que muchas veces se manifiesta como una coraza que protege un corazón sensible y hermoso.

Aparece Surpanakha: Cuando el Ego se siente atraído por la Luz

Surpanakha copy


Esta es la historia en la que hace aparición la diablesa Surpanakha que, enseguida, queda enamorada de Rama y de Lakshmana, por lo que decide presentarse a ellos como una posible consorte. Ante la negativa de ambos, y humillada por los dos, decide pedir venganza a sus hermanos. Esta historia es una alegoría a esa parte de nosotros que se siente atraída por todo lo que el camino espiritual conlleva, pero que se olvida o desconoce que siempre es un sendero plagado de luces y de sombras.

Sigue leyendo