Ritual para el solsticio de Invierno: creando nuevos propósitos

barley-field-1684052_1920


La última noche antes del solsticio de invierno es la más larga del año. La noche, símbolo de las tinieblas, de la oscuridad, comenzará poco a poco a acortarse para dar paso al sol, a la Luz. Cuando llega Junio, celebramos las hogueras de San Juan. Cuando llega diciembre, posponemos un poco este momento mágico y celebramos la Navidad. Compartimos regalos y deseos y vivencias con los seres queridos;sin embargo, abandonamos el verdadero sentido de esta celebración ancestral. Así pues, os invito a celebrar el solsticio de invierno en el momento en que todas las energías de la Naturaleza se encuentran preparadas para recibir nuestros propósitos, aquello que queremos que tenga presencia en nuestra vida.


El ciclo de la vida

La vida es así. Es un ciclo constante. Un tiempo es oscura, un tiempo es luminosa, un tiempo se encuentra en equilibrio: como un péndulo que viene y que va. Y tú puedes estar encaramado al péndulo, o puedes bajar del péndulo y observar la vida. Cuando te encuentras cabalgando en el péndulo de la vida, pierdes la noción de lo que es en realidad; te dejas arrastrar por la corriente del péndulo y a veces todo es oscuridad y otras veces todos es luz, y otras, no sabes si oscuridad o si luz. Al bajar del péndulo, al contemplarlo desde fuera, puedes darte cuenta de que, en realidad, solo es un péndulo y que siempre habrá un momento de luz, otro de oscuridad, otro de equilibrio o indiferencia.

Como en las estaciones, como en el juego solar, la oscuridad precede a la luz y la luz se rendirá a la oscuridad. Y ambas formarán un maravilloso equilibrio, pues no puede haber luz sin oscuridad, ni oscuridad sin la luz. Como las dos alas de un pájaro.


Son tiempos de siembra

Y ahora nos encontramos con la caída de la noche. Ahora la luz poco a poco irá proclamando su victoria. La energía de la Naturaleza comenzará a irradiar hacia fuera, de manera centrípeta. Podrás dar luz y podrás absorber luz. Nuestros pensamientos, nuestras palabras y nuestras acciones se llenarán de energía para que se manifiesten en nuestra vida.

Es el momento de tomar la tierra, de horadarla y de sembrar las semillas que queremos que germinen y broten en este ciclo. Ahora hemos de meditar en nuestros mejores deseos para nosotros y para los que amamos. De escribirlos o manifestarlos y sintonizar con ellos, para tenerlos en presencia.


Medita, luego siembra

Son estos tiempos de meditar acerca de nosotros mismos, de nuestra vida, de lo que nos falta y de lo que queremos. Calmar el cuerpo, la mente, el corazón para ir descubriendo aquello que de verdad quiero en mi vida. Los deseos banales nunca se cumplen. Los que pides con el Ego y no con el Ser, desaparecen tan pronto como los olvidas. Para encontrar el verdadero camino, el propósito vital, has de mirar hacia dentro deshaciéndote de los velos del egotismo. Y cuando tu mente esté en calma, es ahí donde nacerán tus verdaderos propósitos.


El propósito, la semilla

El propósito que nos planteemos ha de ser noble, amoroso y pacífico. Para ello necesitamos una idea clara, un lenguaje preciso, unas palabras adecuadas, una expresión correcta. Significa esto que crearemos un propósito que sea breve, conciso, claro, que tenga que ver con algo importante en nuestra vida, y, sobre todo, que sea positivo: que contenga aquello que sí queremos, y no aquello de lo que queremos deshacernos. Nuestra resolución o sankalpa (en este artículo podrás encontrar más información al respecto).


La paciencia y la constancia como parte fundamental

Cuando siembras una semilla sabes que dejarla ahí y olvidarte de ella supondrá que se seque o simplemente quede siempre como una potencialidad. Es necesario su cuidado y su atención, sobre todo en los primeros momentos, para que poco a poco vaya germinando y creciendo.

Con nuestros propósitos sucede lo mismo. No solo vale con formular un maravilloso propósito y dejarlo ahí en algún rincón de la mente. Hemos de tomarlo y de cuidarlo. De sembrarlo y estar pendientes en todo momento. No sabemos qué clase de semilla será, si necesitará cuidados toda la vida, o de si podrá llegar un momento en que no tengamos que estar atentos, porque vivirá sola y arraigada en nosotros.

Pero en cualquier caso, es importante que esa semilla sea cuidada con mimo y detalle, hasta que arraigue en nosotros.


El ritual (una propuesta)

background-1822614_1920

El ritual y el símbolo ayudan al Ser Humano a sacralizar diferentes aspectos de su vida. Cuando conviertes algo en sagrado y objeto de veneración, lo integras en ti y te expandes con él. Sales de tu ego para transformarte en una comunión con aquello que para ti es importante. Es por ello que los pequeños rituales y símbolos, nos ayudan a estar conectados con el Todo,y a encontrar dentro de nosotros la luz. Los ritos tienen su simbología y también su creación. Es por ello que te dejo aquí un ritual que nos pueda ayudar a establecer nuestros propósitos y, lo más importante, a conseguirlos.


Dedícate un tiempo a sentarte, a respirar relajadamente y a serenar tu cuerpo, tu mente y tus emociones. Mantente tranquilo y sereno. Deja que la tensión física, mental y emocional te vayan abandonando, o que se queden en un lado, sin que te perturben.

En estado de paz y de calma, de silencio interior, hazte la pregunta “¿Qué quiero realmente en mi vida?” Y luego vuelve al silencio.

Deja que fluya el momento, que pase. Muchos pensamientos podrán llegar, pensamientos banales en la mayoría de los casos. Mantente atento, alerta, porque en algún momento de ese fluir podrás sintonizar con alguna idea que tenga que ver con la pregunta formulada.

Cuando aparezca la idea, contémplala, obsérvala de cerca, pregúntate si eso es lo que necesitas cambiar en tu vida, o si es lo que quieres sembrar en ella. En ti, en tu intuición, estará la respuesta.


Entonces observa y rumia dicha idea para desgranarla y comprenderla. Es el momento en el que vas a elaborar tu resolución, tu propósito. Recuerda que debe ser breve, conciso, positivo y evocador. Y ahora, con total intensidad, repítelo en tu mente varias veces. Es importante que sea de manera intensa.


Cuando llegue la primera mañana del solsticio de invierno, con la idea clara, tomarás un papel y escribirás de forma clara y precisa, esmerándote en tu letra, tu propósito. Con conciencia, ese papel lo sembrarás. En una maceta, en un jardín… En algún sitio, como símbolo de la semilla que quieres que germine en tu vida.

O tendrás una nueva maceta, con tierra nueva, y una semilla. Ahí sembrarás tu papel con tu propósito y tu nueva semilla. Porque así la cuidarás, y cuando cuides tu semilla, también cuidarás de tu propósito.  Y cuando la semilla comience a germinar y a brotar, verás cómo también tu propósito germinará y brotará.


Y, por último… en la sencillez está el gusto

spring-1878275_1920

Cuando tienes muchas responsabilidades, al final terminamos dejando de responder a todas. Significa esto que no te líes a poner miles de objetivos y de propósitos, pues tú y yo sabemos que, de ser así, ninguno brotará. Elige bien, elige muy bien el objetivo que quieres, tu propósito, pero que sea solo uno. Dedícate por entero a ese objetivo que los ciclos continúan y que muchas veces cuando un propósito brota y enraíza, muchos de los otros desaparecen. Así que recuerda: solo un propósito, amor y paciencia.


Om Shanti.

La llegada del Otoño

leaves-690890_1280

El Otoño es una de las épocas, para mí, más hermosas de los ciclos de la naturaleza. Observas cómo en un proceso constante, la Naturaleza comienza un periodo de crisis, en el que suceden giros, cambios, incertidumbres para así comenzar a retrotraerse en sí misma. Es un tiempo que invita a contemplar, a reflexionar y a observar todos los cambios que van sucediendo.

Miras cómo la Naturaleza se va tiñendo de cálidos y apacibles colores; que los verdes intensos, los rojos, los azules, los violetas, los amarillos, naranjas… comienzan a ir apagándose para dar paso a una hermosa gama de dorados, ocres, marrones y colores terrosos. Como cuando regulas la luz intensa de una habitación y esta comienza a adoptar una atmósfera tenue. Como cuando el imponente sol, ya comienza a hundirse en el horizonte de la tarde. En el Otoño, nuestra mirada se dirige al Oeste, al punto cardinal por el cual el sol se oculta y que simboliza y representa todo aquello que hay de oculto en la vida y en nuestro interior.

Los días van teniendo la misma duración que las noches. Todo se iguala, para comenzar el proceso de cambio. La energía empieza a variar de dirección. En la Primavera y el Verano, cada uno de nosotros, cada una de las manifestaciones del Universo (seres animados e inanimados) recibía la energía del exterior, sin embargo, ahora, la energía va a cambiar su dirección para emanar de cada uno de los seres y de las manifestaciones. Ahora el árbol, que parece haber perdido sus hojas, sigue latente y vivo en su interior…. Y de ese modo, nuestra vida continúa.

 

Es un momento de reflexión. De profunda reflexión acerca de nuestros frutos y nuestras siembras. En Otoño cosechamos todo aquello que hemos cultivado a lo largo del año. ¿Y cuáles son nuestros frutos? ¿Son abundantes, vivos y sabrosos? ¿O quizás nos hemos encontrado con una cosecha árida, sin vida? Reflexionemos sobre ello,sobre qué frutos nos faltan en nuestro cesto, para que, cuando llegue el tiempo de tomar las simientes y sembrarlas, podamos, en el siguiente otoño, recoger los sabrosos frutos.

 

Solsticio de Invierno: eligiendo nuestros Propósitos

sleeping_web4_by_lauraballesteros-d6htpoy

El Solsticio de Invierno es uno de los puntos claves que tienen lugar durante las Estaciones. Marca el fin de un ciclo, en el que la noche lo envolvía todo, para dar comienzo a una nueva etapa en la que poco a poco el Sol estará más presente en el firmamento. Ya ha terminado el cambio de dirección energético en la Naturaleza, y ahora somos nosotros quienes llevamos la luz en nuestro interior y continuamos con la Existencia. Ahora nosotros somos quienes nos manifestamos y danzamos para y por la Naturaleza, para y por el Todo…

Sigue leyendo

El mundo interior de Laura Ballesteros

earth_in_the_sky_by_lindahitomi-d5ojhtd

Laura Ballesteros tiene 25 años y es artista fotógrafa. Define su obra como una creación de distintas realidades en sus fotografías, basadas en sus propios sueños, miedos, deseos y ansiedades.

Sus fotografías se enmarcan dentro de un halo onírico: escenarios fríos y desérticos, pero con cierto toque mágico, donde Laura se sitúa en el centro de la escena y nos habla a través de su rostro, a través de su cuerpo  y de sus colores. El invierno parece haberse posado de forma permanente en su obra. Lo que rodea a Laura parece haber perecido, sin embargo, aún queda algo de luz en su interior. Esta es, pues, su obra:

 

https://i0.wp.com/orig14.deviantart.net/08cc/f/2014/012/3/a/frozen_in_time_by_lauraballesteros-d71xo85.jpg

“Frozen in time”. Congelada en el tiempo

 

Create your own path by LauraBallesteros

“Create your own path” Crear tu propio camino.

I'll be myself by LauraBallesteros

“I’ll be myself” Seré yo misma.

 

Lost frog by LauraBallesteros

“Lost frog” Rana perdida

Dreams are coming by LauraBallesteros

“Dreams are coming” Se acercan los sueños

Let your dreams carry you by LauraBallesteros

“Let your dreams carry you” Deja que tus sueños te lleven.

 

Golden by LauraBallesteros

“Golden”. Oro.

Don't need to fall asleep to see my dreams by LauraBallesteros

“Don’t need to fall asleep to see my dreams” No necesito quedarme dormida para verte en mis sueños.

 

For the love of a butterfly by LauraBallesteros

“For the love of a butterfly” Por el amor de una mariposa.

 

Spring by LauraBallesteros

“Spring” Primavera.

 

Don't let your inner child go by LauraBallesteros

“Don’t let your inner child go” No dejes ir a tu niño interior.

 

Earth in the Sky by LauraBallesteros

“Earth in the Sky” La Tierra en el Cielo.

 

Sinking memories by LauraBallesteros

“Sinking memories” Recuerdos hundiéndose.

The pleasure of reading by LauraBallesteros

“The pleasure of reading” El placer de la lectura.

 

Puedes encontrar más obras de esta fotógrafa en su website http://laura-ballesteros.wix.com/portfolio donde podrás seguirla a través de diversas redes sociales, como Facebook, twitter o Instagram.

 

 

https://www.facebook.com/lauraballesterosphotography

Nick Pedersen: Sumeru, un viaje Zen al Interior

Nick Pedersen budismo zen

“Sumeru” es el nombre de esta creación de Nick Pedersen, fotógrafo e ilustrador canadiense, de reconocido prestigio mundial. En Sumeru, Nick se adentra en el Budismo Zen, representándolo metafóricamente a través de estas imágenes del peregrino que anda por la tierra, y encuentra diferentes escenas y paisajes. Dentro de las historias Zen, la “tierra” es el símbolo y representación de la mente. A través de estas imágenes, Nick crea una historia en la que poco a poco se explora el mundo de la mente y de la búsqueda espiritual a través de diferentes estados de conciencia y percepciones.

 

Su obra nos recuerda a la Búsqueda de los Ocho Toros del Zen, en el que el Tigre será el animal que cobre protagonismo, símbolo de nuestros miedos y temores, y que termina acompañándonos en nuestro camino de crecimiento. No existe la lucha, solo la aceptación. Un camino que a veces será hermoso, pero otras veces abrupto y complicado. En su obra, Nick Pedersen consigue transmitirnos el recorrido interior, los paisajes, los miedos, los aciertos, que todos experimentamos cuando nos adentramos en nuestro mundo interior.

Sigue leyendo

La luna de Sangre: Eclipse lunar de Otoño

 

https://i1.wp.com/www.predicciones2015.net/wp-content/uploads/2015/03/eclipse-luna-roja-contrapapel.jpg

Hoy ha tenido lugar, por fin, el eclipse de luna que estaba predicho para la madrugada del 28 de septiembre. Desde la antigüedad, los eclipses se han considerado como momentos mágicos, en los que las sombras y las tinieblas se unían en un momento único. Símbolo de destrucción o de renovación, las gentes se preparaban para lo que podía venir, para el mensaje que sus dioses les transmitían respecto a su futuro. Hoy día podemos disfrutar de estos acontecimientos estelares, ya no existe el terror de lo que no se conoce o de lo que se interpreta de distintas formas. Disfrutemos de la belleza de la Naturaleza, y de los regalos que nos ofrece.

Sigue leyendo