Ardha Chandrasana: La media Luna

Ardha chandrasana modificado

La media luna es un asana que conjuga el estiramiento lateral con el equilibrio en posición de pie y en nuestra secuencia para el yoga en la primavera, nos lleva al final del camino. Abrir lateralmente, expandirnos en cada lado de nuestro cuerpo nos ayuda a encontrar el equilibrio a nivel físico, a nivel mental y a nivel emocional y, además, a que nuestros nadis, Ida y Pingala, se encuentren liberados de los bloqueos energéticos que nos van sucediendo a lo largo de la vida y las experiencias. Disfrutemos, pues, de Ardha Chandrasana.

Sigue leyendo

Anuncios

Esta semana, en clase: Anantasana

Ananta, lo infinito, sin límite. Uno de los numerosos nombres de la deidad hindú Vishnú. En esta asana, abrimos los isquiotibiales y aductores y dirigimos nuestra pierna hacia el cielo para tocarlo, para sentirlo y experimentarlo.

Anantasana es una postura de lateralización y equilibrio que relaja la espalda baja, tonifica la pelvis, previene las hernias inguinales y mejora nuestra capacidad pulmonar.

A través de nuestra apertura corporal, nuestra mente también se ve beneficiada: somos más confiados, seguros. Abrimos la zona baja del cuerpo, la que se relaciona con lo instintivo, con las raíces, con la tierra, todo aquello que representa nuestra seguridad material. Perdemos el miedo a afrontar nuevas situaciones y las que afrontamos lo hacemos con energía.

  Sigue leyendo

Esta semana, en clase: Supta Virasana o el Héroe Acostado

Supta Virasana, Héroe Acostado

 

Esta semana continuamos con las asanas de apertura del corazón. Experimentamos con Supta Virasana, el Héroe Acostado. Una asana donde abrimos completamente toda nuestra parte frontal, para dar amplitud a nuestros músculos y desarrollar nuestra musculatura, que nos permita crear espacio a nuestros pulmones y por tanto absorber más oxígeno, y con el aire, el prana. Creamos espacio, nos liberamos de las ataduras, para dejar que las emociones fluyan libremente, para ayudarnos a deshacernos de las tensiones acumulada y mostrar nuestra verdadera esencia, nuestro verdadero ser. Disfrutemos de Supta Virasana.

Sigue leyendo

Esta semana, en clase: Dhanurasana, el Arco

Dhanurasana sobre fondo

 

Poco a poco vamos dándole amplitud a nuestro cuerpo, buscando expresar la apertura a través de la figura de nuestro cuerpo. Dhanurasana, o el arco, es la asana sobre la que vamos a indagar esta semana. Nos permite realizar una amplia apertura de nuestro torso, permitiendo deshacernos de bloqueos físicos pero también mentales y emocionales. La forma de nuestro cuerpo modifica nuestro pensamiento y nuestra actitud. A través del arco, vamos a experimentar esta sensación de encontrarnos completamente abiertos y extendidos, presentes en el aquí y el ahora. Disfrutemos, pues, de ella.

Esta semana, en clase: Ardha Matsyendrasana, la Media Cola de Pez

 

Ardha Matsyendrasana con fondo

 

Cuando Shiva enseñaba a la diosa Parvati, su esposa, los secretos del Yoga, un pez escuchaba atentamente todo lo que le decía y consiguió alcanzar el mismo conocimiento. Cuando Shiva se dio cuenta de ello, desterró al pez a la tierra firme. Cuando emanó de ella, el pez se transformó en hombre, y compartió los conocimientos con el resto de humanos. Este pez fue llamado Matsyendra, el Señor de los Peces, convirtiéndose en el primer Rishi de la historia.

Ardha Matsyendrasana, la Media Cola de Pez, es una asana de torsión espinal, que rejuvenece y revitaliza la columna vertebral, irrigando la columna, y tonificando y fortaleciendo los pequeños músculos que la rodean. Las asanas de torsión son en sí mismas restaurativas:  pueden ayudarnos a calmarnos después de una asana intensa, o bien puede revitalizarnos tras una serie de asanas relajantes.

Esta semana vemos Ardha Matsyendrasana.

Sigue leyendo

Esta semana, en clase: la barca o Navasana

 

DSC_1724

Uno de los obstáculos que Patanjali describe en sus Yoga Sutras y que nos impide alcanzar la Liberación es âlasya, la pereza. La pereza tiene lugar por un déficit de energía a causa de una falta de ejercitamiento, sin embargo, estos periodos de decaimiento y actividad suelen ser muy fluctuantes: te llevas una temporada en la que te comes el mundo, y otra temporada en que te es prácticamente imposible levantarte de tu sillón. Este fenómeno sucede porque estamos apegados a nuestros éxitos y fracasos, a nuestros placeres y dolores, con lo cual, nuestras motivaciones van fluctuando. La pereza viene dada por una incorrecta gestión de nuestras energías: como un tsunami, en un par de días queremos hacer todo lo que no hemos conseguido hacer en varios meses, y tan pronto sube, la energía se nos agota, y baja… y recuperarse es otra historia.

Con Navasana aprenderemos a acumular la energía en nosotros, a activarla y mantenerla constante, pues nos centramos en la zona abdominal, el centro energético de todo el Ser.

Esta semana, en clase: Virabhadrasana I, El Guerrero nº 1

 

Virabhadrasana I

Durante el invierno, la energía cambia de sentido y se interioriza. La Naturaleza parece haberse detenido, sin embargo, la vida bulle dentro de cada árbol aparentemente yerto, dentro de cada rincón bajo la tierra en forma de semillas, de madrigueras, en cada espacio y lugar. Un letargo que en el fondo concentra dentro de sí toda la energía necesaria para el comienzo del nuevo ciclo. De igual manera, dentro de nosotros, la energía se condensa en nuestro centro, para proyectarse hacia afuera. Aprovechamos este cúmulo para proyectarla desde nosotros hacia los demás. Virabhadrasana I, el Guerrero nº1, nos permite proyectarnos hacia afuera, dándonos las herramientas necesarias para que nuestra energía sea firme e imponente, y, con ella, nuestra mente, nuestra actitud y nuestro ser. El Guerrero I es el comienzo de la estabilidad, de la decisión, de la confianza, de la estima, del “aquí estoy: aquí y ahora” y nos ayuda a enfrentarnos a nuestros miedos y a sacar lo mejor de nosotros mismos.

 

Esta semana, en clase: Natarajasana, el Rey de la Danza

Natarajasana
Natarajasana

Natarajasana, el Señor de la Danza, a la que también nombramos como la Bailarina y, en su versión más simple, como el “Lápiz”, representa al Dios Shiva en su faceta de Dios de la Destrucción. En la cosmogonía mítica de la India, Brahma, Vishnu y Shiva son los tres aspectos de una misma divinidad: Brahma como Creador, Vishnu como Conservador y Shiva como Destructor. Esta asana simboliza la terrible danza, Tandava, que Shiva ejecutará cuando haya de destruir todo lo conocido, para que un nuevo cosmos surja de nuevo.