Esta semana, en clase: Anantasana

Ananta, lo infinito, sin límite. Uno de los numerosos nombres de la deidad hindú Vishnú. En esta asana, abrimos los isquiotibiales y aductores y dirigimos nuestra pierna hacia el cielo para tocarlo, para sentirlo y experimentarlo.

Anantasana es una postura de lateralización y equilibrio que relaja la espalda baja, tonifica la pelvis, previene las hernias inguinales y mejora nuestra capacidad pulmonar.

A través de nuestra apertura corporal, nuestra mente también se ve beneficiada: somos más confiados, seguros. Abrimos la zona baja del cuerpo, la que se relaciona con lo instintivo, con las raíces, con la tierra, todo aquello que representa nuestra seguridad material. Perdemos el miedo a afrontar nuevas situaciones y las que afrontamos lo hacemos con energía.

  Sigue leyendo

Anuncios

Esta semana, en clase: Utthita Parsvakonasana

Utthita Parsvakonasana PS

 

Empezamos el invierno profundizando aún más en las secuencias del Otoño. Ahora, de Utthita Trikonasana, el Triángulo Lateral, pasamos a Utthita Parsvakonasana, el Estiramiento Lateral; una asana lateral que intensifica aún más el estiramiento de cada lado de nuestro cuerpo. A través de una base sólida propiciada por nuestros pies, conseguimos abrir intensamente la musculatura lateral, permitiéndonos una mejor respiración y ayudándonos a tonificar, fortalecer, flexibilizar la musculatura interviniente, así como la corrección de pequeños defectos en caderas, piernas y pies. Comenzamos el Invierno disponiendo intensamente de nuestra energía.

 

Esta semana, en clase: Parighasana, la Puerta

Parighasana sobre fondo

Abrimos una puerta cuando queremos acceder a una nueva estancia, o bien cuando queremos dejar entrar – o dejar salir– algo determinado. La puerta es el punto clave en el que algo acaba, algo comienza, un cambio surge, una acción es requerida… Esta asana de apertura lateral, va a abrir y a equilibrar nuestras energías masculinas y femeninas, activándonos energéticamente, desarrollará en nosotros el concepto de ecuanimidad, y permitirá poner en marcha nuestra iniciativa y decisión para la práctica, pues comenzar algo es abrir una puerta hacia un nuevo desarrollo.

 

Sigue leyendo

Esta semana, en clase: Anantasana

Ananta, lo infinito, sin límite. Uno de los numerosos nombres de la deidad hindú Vishnú. En esta asana, abrimos los isquiotibiales y aductores y dirijimos nuestra pierna hacia el cielo para tocarlo, para sentirlo y experimentarlo.

Anantasana es una postura de lateralización y equilibrio que relaja la espalda baja, tonifica la pelvis, previene las hernias inguinales y mejora nuestra capacidad pulmonar.

A través de nuestra apertura corporal, nuestra mente también se ve beneficiada: somos más confiados, seguros. Abrimos la zona baja del cuerpo, la que se relaciona con lo instintivo, con las raíces, con la tierra, todo aquello que representa nuestra seguridad material. Perdemos el miedo a afrontar nuevas situaciones y las que afrontamos lo hacemos con energía.

Activamos Muladhara, el Chakra raíz; Manipura, el Chakra de lo individual; Anahata, el Chakra del Corazón, permitiendo que en nuestra vida entre la abundancia material, que nos erijamos como dueños de nosotros mismos y que aumentemos nuestra capacidad de compartir.

Sigue leyendo