Respiración completa o respiración yóguica

RESPIRACIÓN YÓGUICA COMPLETA

Se trata del compendio de las respiraciones clavicular, intercostal y abdominal.

  1. Comenzamos con una espiración muy profunda, para conseguir vaciar de aire los pulmones y que entre aire fresco y renovado.
  2. De manera natural, comienza a inspirar. Ve llenando primero el abdomen (puedes ayudarte colocando tu mano sobre él y notando cómo sube primero), pero no lo hagas al máximo porque puedes bloquearlo.
  3. Cuando tu abdomen esté lleno, continúa inspirando suavemente y nota que se llena el tórax y se expande, mientras el abdomen se va aplanando ligeramente.
  4. Cuando sientas que has llenado el tórax, comienza a inspirar un poco más y llenar la parte alta.
  5. Una vez que has tomado todo el oxígeno, empiezas a descender espirando. Esta vez es al revés. Baja primero el pecho, después vacía la parte media, y por último, el abdomen.
  6. Una vez vacío, deja de nuevo que de forma natural, vuelva la inspiración.


Este tipo de respiración se utiliza sobre todo para la relajación.

Pautas generales para la respiración

– Inspirar y espirar por la nariz.
– Respiración profunda, lenta, silenciosa, sin brusquedad.

– No forzar la respiración ni provocar cortes bruscos.

– La inspiración y la espiración deben durar lo mismo -o intentarlo, vaya-

– Utilizaremos la respiración completa (o respiración yóguica) y la respiración profunda.

– Respeta tu respiración. Si necesitas bostezar, suspirar, acelerar la respiración, ralentizarla… hazlo.

– En definitiva, ESCUCHA A TU CUERPO.

Anuncios

Lugar de práctica y materiales

Lugar de práctica y materiales.

  • Habitación amplia y ventilada. (2 metros cuadrados a tu alrededor).
  • Tranquila, sin malos olores, espaciosa, bien ventilada, sin corrientes de aire, luz suave…
  • Cojines de apoyo para apoyar la cabeza, pies, piernas… o donde tengas alguna posible molestia. También puede venirte bien un pañuelo grande doblado.
  • En caso de necesitarlo, una cinta -como el cinturón de kárate o un cinturón de albornoz- para ejecutar algunas asanas.
  • Esterilla antideslizante, o una toalla, o similar. Ten en cuenta de no resbalarte.
  • Manta para la relajación final.
  • Puedes poner música relajante, quemar incienso, etc…

– Puedes usar por ejemplo algún trabajo de Deva Premal (suele cantar mantras).
Moola Mantra

– Te recomiendo, en incienso, la marca NAG CHAMPA, o bien yo a veces quemo ROMERO, producto de la tierra.

Normas que has de cumplir para evitar cualquier daño

Normas que has de seguir para evitar cualquier daño.

  • Antes de realizar cualquier asana, LÉELA BIEN, sobre todo los detalles
  • Intenta estar “vací@”. Es decir, evacúa intestinos y vejiga y procura que haya pasado un par de horas desde la última comida, o bien acabada la digestión.
  • Usa ropa cómoda, transpirable, que no te apriete (te recomiendo de colores claros). Quítate cualquier cosa que pueda molestarte como relojes, cadenas, pulseras, etc.
  • Debes tener un espacio en torno a ti de aproximadamente 2 metros cuadrados. Retira muebles o cualquier objeto que pueda ser peligroso o que no te permita moverte bien.
  • El lugar debe ser confortable, sin malos olores, bien ventilado, con una temperatura agradable…
  • Intenta hacerlo a una hora y en un lugar donde no seas interrumpido.
  • Si estás enfermo, tienes fiebre o similar, NO PRACTIQUES. Déjalo para más adelante.
  • NO FUERCES. Tu cuerpo es perfecto y muy sabio: escúchalo. No intentes lo imposible, eso es Yoga.
  • NO COMPITAS. No compitas con nadie: tu cuerpo es único y tiene puntos fuertes y puntos débiles, como todos. Nadie hace las asanas ni mejor ni peor. Cada cuerpo las hace a su manera. TAMPOCO COMPITAS CONTIGO MISMO. Tranquil@, con la práctica conseguirás hacer casi todas las asanas, pero no compitas contigo mismo ni te pongas retos absurdos. Eso NO es yoga. El yoga es NO COMPETICIÓN.
  • Intenta realizar, al principio, las mismas asanas. Domínalas, de esa forma notarás mejores beneficios.
  • No practiques bajo el sol de medio día o cuando esté muy intenso. Tampoco después de haber tomado el sol.
  • Si tienes la menstruación, evita las asanas invertidas.Si ya estás acostumbrada a hacer Yoga, ejecútalas pero manteniendo poco tiempo.
  • Si estás embarazada y nunca has practicado yoga, primero, consulta con tu médico. Normalmente recomiendan evitar la práctica los tres primeros meses de embarazo y a partir del quinto mes, realizar una práctica suave.
  • Si alguna postura te causa molestias: cesa. Deshazla siguiendo los mismos pasos que has hecho para hacerla.
  • Entre asana y asana, descansa un poco. No comiences una nueva asana si no se ha regulado tu ritmo cardiaco.
  • Evita cualquier tipo de tensión. Concéntrate en tu cuerpo y mantenlo relajado.
  • Céntrate en lo que haces, no tengas la mente en otra cosa. Puedes concentrarte en las sensaciones que te aporta la postura, qué músculos estás usando, cómo cambia tu forma de respirar… No tengas la mente a otra cosa; recuerda que estás haciendo Yoga, no gimnasia.
  • Finaliza siempre las sesiones con 10 minutos de relax.
  • Si practicas diariamente, es conveniente descansar al menos un día a la semana.

 

Por último, y un resumen de todas estas normas: USA TU SENTIDO COMÚN.