La peregrinación en el bosque: descubriendo las luces y las sombras

22-escritura-a-histc3b3ria-do-rei-rama-bg-11

 

El siguiente Kanda de la Ramayana nos cuenta las vivencias de Sita, Lakshmana y Rama en el bosque. Allí permanecerán durante diez años peregrinando por las diferentes ermitas, embebiéndose de la sabiduría de los sabios y liberando el lugar de todos los rakshasas que perturban su paz.

Cuando Rama entró en el imponente bosque de Dandaka, vio que lo habitaban ciervos y otros animales, incluyendo osos y tigres. Los árboles estaban cubiertos de enormes plantas trepadoras y enredaderas, y nadie había cuidado de los lagos y los estanques.

Viradha, a man-eating demon encountered by Rama, from the Hindu epic 'Adhyatma Ramayana', 1802Pero pronto aparecerían los problemas: un terrible rakshasa aparece ante ellos:

El rakshasa que se alimentaba de carne humana, tenía los ojos hundidos y unas enormes fauces, rugió como el trueno. Su enorme panza temblaba y se agitaba cuando se movía y sus miembros estaban torcidos y deformes. Se cubría con una piel de tigre manchada de sangre y grasa y atormentaba a todos los animales del bosque. En el momento en que se abalanzó sobre Rama, Lakshmana y Sita, pudieron ver que en la punta de su lanza llevaba empalados tres leones, cuatro tigres, dos lobos, diez ciervos, y una cabeza de elefante, cuyo colmillo todavía mostraba un rastro de sangre coagulada.

El demonio se acercó a Sita y la tomó por la cintura, lo que despertó la ira de Rama y de Lakshmana.

Rama colocó la más recta y afilada de sus flechas en el arco. Siete flechas con punta de oro que ardían cual lengua de fuego volaron como el viento y partieron el aire con un silbido. Atravesaron el cuerpo del rakshasa y éste cayó a la tierra.

Sin embargo, el demonio, que respondía al nombre de Viradha, parecía ser invencible, por lo que la lucha continuó.

Hasta que consiguieron encontrar su punto débil

Entonces Lakshmana cercenó con rapidez el brazo derecho del rakshasa y Rama el izquierdo.

El rakshasa, que era oscuro como una nube, cayó de nuevo al suelo pero esta vez sin brazos, como una montaña derribada como un rayo.

Cercenaron el otro brazo y, en ese momento, Viradha descubre su verdadera realidad:

En realidad soy el Gandharva Tumburu, tengo este horrible cuerpo de rakshasa porque kubera dejó caer sobre mí una maldición

Así pues, consiguen liberar al rakshasa de la maldición del cual ha sido presa. Comenzando así la primera de las aventuras de Rama, Sita y Lakshmana en el bosque.

En su periplo, conocieron a muchos sabios, entre ellos a Sharabhanga, a Sutiksna y a Agastya y su esposa, ante los cuales Rama, Lakshmana y Sita se presentan y reverencian.

Al principio, los sabios y asceta temen la llegada de Rama, pues piensan que su estancia en el bosque pueda dar lugar al enfado de los rakshasas y que estos perturben su paz. Sutiksna comunica este malestar entre los sabios del bosque a Rama, pero este le realiza una promesa: matará a todos los rakshasas que residen en el bosque para que los ascetas no teman ser perturbados a la hora de hacer sus ritos y sacrificios. SU promesa se extiende a todos los rakshasas que pueda encontrar.

Es por ello que Sita, temiendo por que su marido se desvíe de las buenas acciones, habla con él en una hermosa disertación para que recuerde que él es protector de todas las criaturas, y que podría darse el caso de que diera muerte a un rakshasa siendo tal inocente, pero Rama la tranquiliza diciéndole que ha de cumplir su promesa y que, sobre todo, ha de proteger a aquellos que causan el bien a otras criaturas, como los sabios y ascetas.

 

Simbología y significado

El bosque representa lo desconocido. En nosotros simboliza esa parte del subconsciente, o bien la Sombra que poseemos y que al explorar descubrimos fenómenos benignos y malignos. Cuando caminas por un bosque, nunca sabes qué encontrarás al otro lado de ese árbol. Así pues, su periplo por el bosque los lleva a encontrar luces (en los sabios) y sombras (en los demonios) al igual que nosotros,cuando dirigimos nuestra mirada hacia el interior, también podemos descubrir luces y sombras.

Y sucede que a veces, cuando alguna sombra amenaza con atacarnos, al destruirla, nos damos cuenta de que en su interior albergaba una naturaleza divina. Es de este mismo modo que cuando Rama y Lakshmana destruyen al terrorífico Viradha, descubren que su verdadera realidad era divina. Enfrentarnos a nuestros propios demonios puede dar lugar a descubrir dentro de nosotros qué encierra ese miedo, que muchas veces se manifiesta como una coraza que protege un corazón sensible y hermoso.

Anuncios

Aparece Surpanakha: Cuando el Ego se siente atraído por la Luz

Surpanakha copy


Esta es la historia en la que hace aparición la diablesa Surpanakha que, enseguida, queda enamorada de Rama y de Lakshmana, por lo que decide presentarse a ellos como una posible consorte. Ante la negativa de ambos, y humillada por los dos, decide pedir venganza a sus hermanos. Esta historia es una alegoría a esa parte de nosotros que se siente atraída por todo lo que el camino espiritual conlleva, pero que se olvida o desconoce que siempre es un sendero plagado de luces y de sombras.

Sigue leyendo

La muerte de Dasaratha: su significado y simbología

The_Death_of_King_Dasharatha2

La Muerte de Dasaratha

Cuando Rama, Lakshmana y Sita han partido, Kausalya va en busca de Dasaratha, que se encuentra henchido de dolor por la pérdida de su hijo. Ella le pide explicaciones, pues no encuentra aún un motivo que lo haya llevado a separarla de su amado hijo.

Entonces, Dasaratha, a su ancianidad, recuerda un acontecimiento que hacía mucho tiempo sucedió cuando era un joven cazador y que ahora, como un relámpago había cruzado su mente, dándole significado a todo lo sucedido de manera tan fortuita e inesperada.

 

Dasaratha estaba profundamente acongojado por las duras palabras de Kausalya. Fue entonces cuando recordó un terrible acto en el pasado que cometió, debido a su ignorancia, y su dolor creció aún más.

el exilio de rama

22-escritura-a-histc3b3ria-do-rei-rama-bg-10

 

Continuando con las historias que inspiran nuestras clases, esta semana nos hemos detenido en uno de los capítulos más importantes de la Ramayana y del cual podemos obtener grandes enseñanzas, como la importancia de una mente limpia, el no dejarnos influir por los pensamientos retorcidos de los demás, saber la importancia que tiene cumplir nuestras promesas y qué consecuencias puede traernos y, por sobre todo, aceptar la vida como un regalo constante, desvinculándonos de los placeres y las aversiones.

Sigue leyendo

Las bodas de Sita y Rama y sus hermanos

Sita y Rama Boda

 

Al levantar Rama el gran arco, por fin a Mithila había llegado el Elegido que desposaría a la hermosa princesa Sita. Henchido de felicidad, el rey Janaka enseguida mandó unos emisarios para avisar a Dasaratha del gran acontecimiento.

“Que partan antes que nosotros Vasistha, Vamadeva, Jabali, Kasyapa, Makandeya, Katyayana y todo slos bramanes (…) El ejército de cuatro divisiones acompaó al Rey. (…) El regocijo de Janaka no conocía límites mientras se aproximaba al viejo rey Dasaratha”.

Sigue leyendo

Salir de la Zona de Confort y enfrentarse a los primeros obstáculos

0165_up_141

 

El viaje con Vishvamitra

 

Cuando has tomado la decisión de iniciar tu camino espiritual, has de prepararte para ello. Has estado viviendo en una especie de inopia, de ciudad fabulosa, en la que nada malo ocurría, donde eras feliz, donde todo era conocido por ti y donde te sentías seguro y ahora vas a emprender un largo y duro viaje.

Para ello es necesario que cuentes con todas las armas espirituales, las enseñanzas y conocimientos que te van a ayudar a alcanzar la victoria. Es imprescindible, por tanto, salir de tu zona de confort, recibir las sagradas enseñanzas de los maestros que se presentan en la vida y vencer los primeros obstáculos con los que te vas a enfrentar: el apego, la ignorancia y la ilusión.

 

Sigue leyendo

  Dasaratha

 

Los textos que a continuación escribo aquí, son aquellos que en nuestras clases nos han servido para inspirarnos. Hablamos de extractos de capítulos y de acontecimientos del Ramayana, que nos van a servir de guía y comprensión.

 

El nacimiento de Rama y de sus hermanos. La reunión de los dioses y la petición a Brahmâ

 

Dasaratha era el rey de la próspera ciudad de Ayodhya, donde vivía Rama junto a sus madres y hermanos. Allí sus habitantes vivían felices, eran bondadosos y aceptaban plenamente su destino en la vida. No existían conflictos y apenas se daban problemas que no se pudieran solucionar. La ciudad era un lugar brillante y hermoso donde todos cumplían estrictamente las normas del Dharma.

Ayodhya estaba gobernada por el gran rey Dasaratha, que era versado en los Vedas. Tenía visión de futuro y era ilustre y querido por su pueblo. Dedicado al dharma, Dasaratha era disciplinado, igualando al mejor de los videntes y era conocido en los tres mundos como un soberano sabio. El poderoso Dasaratha triunfaba sobre sus enemigos, pero era leal a sus amigos. Había consumado el control sobre los sentidos. Su fortuna y prosperidad rivalizaban con las de Indra y Kubera.

 

No existía la avaricia, pues cada uno estaba satisfecho con lo que tenía y siempre decía la verdad

La gente vivía feliz con sus vacas, mujeres, caballos, familias y con las riquezas que tuvieran.

 

Un día, Dasaratha, que tenía tres esposas (Kausakya, Kaikeyi y Sumitra), decidió que, tras muchos años de reinado, era el momento de tener hijos. Consultó con su Corte que le encomiaron traer al sabio Rsyasrnga, para que realizara el ritual y que este pudiera tener éxito. ,

Dasaratha, tigre entre los hombres debes ir a Anga y traer por tu cuenta a Rsyasrnga. Traelo en tu imponente carruaje con todos los honres que merece. (…) Después de pedir el permiso de Vasistha, partió con sus ministros hacia Anga.

 

Allí habló con Rsyasrnga y lo invitó a participar del ritual, por lo que el gran sabio lo acompañó.

 

“Llevaré a cabo los rituales y recitaré los mantras que prescribe el Atharva Veda para propiciar el nacimiento de un hijo. Alcanzarás tu objetivo gracias a mi recitación de estos mantras. “

 

Al iniciar el ritual, todos los seres celestiales se reunieron y se prepararon para recibir su porción del ritual

Los dioses, los rishis, los gandharvas y los siddhas se reunieron para recibir su designada porción del sacrificio, según era la costumbre. Tomaron lugares de acuerdo con la jerarquía y le hablaron a Brahma, el creador de los mundos.

 

 

Y hablaron con Brahman, ya que existía un demonio, Râvana, contra el cual no podían luchar y que no dejaba de atosigar a los humanos. Râvana había realizado grandes prácticas devocionales y ascéticas, por lo que Brahmâ le permitió elegir todo aquello que desease. Râvana, entonces, le pidió una serie de armas con las que ningún dios ni ninguna criatura celestial pudiera dañarlo; sin embargo, en su orgullo, desdeñó al hombre, pensando ninguno sería capaz de matarlo, pues eran inferiores a él.

Todos sus deseos le fueron concedidos, y desde ese momento comenzó a atormentar a los humanos sin que los dioses pudieran hacer nada por impedirlo. Por ello, habían acudido a Brahmâ, que los tranquilizó y les explicó que Râvana encontraría su fin a manos de un humano.

 

Esta horrible criatura, intoxicada con el poder que las concedido, doblega a los divinos rishis, a los yaksas, a los gandharvas, a los dioses y a los brahmanes. El sol no brilla y el viento no sopla en su presencia, e incluso el poderoso océano, con sus olas de guirnaldas, se vuelve calmo. Vivimos en constante temor por ese rakshasa cuyo rostro es terrorífico. ‘debes pensar en la manera de matarlo.

 

Braham responde: – Hay una manera de matar a esa criatura disoluta. Las palabras de Ravana fueron: “¡quiero ser invulnerable ante los dioses, los gandharvas, los yaksas y los danavas!” y yo respondí que así sería. Despreciaba a los humanos en general, así que no pidió protección contra ellos. Por lo tanto, solo un humano puede matarle.

 

Entonces, aprovechando el ritual que se encontraba realizando Dasaratha, invocaron a Vishnu para que se reencarnara en la Tierra y venciera al temible demonio.

Vishnu, divídete en cuatro partes y ve a la tierra como si fueras sus descendientes.

¡Debes nacer cpomo el hijo de una mujer mortal y matarlo en comabte! Oh, tú que abrasas a tus enemigos, Ravana practicó severas austeridades durante años y gratificó a Brahma, el creador de los mundos y el más reverenciado. Brahma quedó tan complacido que otorgó a Ravana un don mediante el cual se hizo invulnerable a todos los seres exceptos a los humanos.

Pero no solo era suficiente con que Vishnu se encarnara en los hijos de Dasaratha, también los otros dioses debían concebir hijos especiales que ayudaran a vencer a Ravana: naciendo así los Vanaras, como Hanuman.

 

Cuando Vishnu se convirtió en la descendencia de Dasaratha, el de gran espíritu, Brahma se dirigió a los otros dioses.(…) Debéis crear seres poderosos que puedan cambiar de forma a voluntad, con el propósito de ayudarle. Deberán conocer las artes de la magia, ser intrépidos, tan veloces como el viento, ingeniosos, sabios, e igualar a Vishnu en valor (…) Engendrad hijos en las apsarases y las gandharvis, en las hijas de los yaksas y los panngas, los rksas y los vidyadharas, en las kinnaris y las vanaris. ¡Dejad que tengan la forma de los monos y dejad que sean iguales a vosotros en valor! Hace tiempo creé de la misma manera a Jambavan, el mejor de los rksas. ¡Emergió de mi boca mientras bostezaba.

 

Los dioses cumplieron las instrucciones de Brahma y crearon hijos con forma de simios. También los rishis, de gran espíritu, los siddhas y los uragas se aseguraron de que las criaturas que vivían en el bosque dieran a luz a imponentes hijos. Indra creó a Vali, el rey de los monos, igual al rey de los dioses. Surya creó al gran mono Tara, que era incomparable en sabiduría. El hijo de Kubera era el excelente mono Gandhamadana, y Visvakarma creó a Nala. Agni creó el egregio Nila, que brillaba como el fuego y era el más logrado y audaz de los monos. Los dos asvins, resplandecientes en hermosura y riqueza, crearon a Mainda y Dvivida. Varuna creó a Sushena y Parjanya al poderoso Sharabha. El hijo de Vayu fue el excelente simio Hanuman, cuyo cuerpo era duro como el diamante y que igualaba en velocidad a Garuda. Era el más poderoso y el más inteligente de todos los monos.

 

Estos heroicos guerreros, que podían cambiar de forma a voluntad fueron creado spor millares con el objetivo de matar a Ravana, y nadie los igualaba en fuerza, osadía y valor. Fuertes como elefantes y tan poderosos como las montañas los rksas,, gopucchas y vanaras se parecían a sus divinos padres en comportamiento y coraje.

Los jefes de los monos vivían con los hermanos Vali y Sugriva, los hijos de Indra y Surya.

 

Cuando Dasaratha se encontraba realizando el sacrifico, del fuego purificador emanó una criatura celestial que le entregó al rey una mezcla de leche y arroz (payasa), que debía repartir entre sus mujeres. Y, al poco tiempo después, estas tuvieron a los cuatro hermanos, encarnaciones de Vishnu.

 

Kausalya dio a luz al afortunado Rama, que estaba dotado de todas las señales prometedoras. La gloria de Kausalya también aumentaba gracias a la gloria de su hijo. Kaikeyi dio luz a Bharata, el cual era una cuarta parte de Vishu. Él era la esencia del valor y estaba dotado de todas las virtudes. Sumitra dio a luz a Laksmana y Satrugna, quienes eran heroicos y diestros en el manejo de toda clase de armas. Ellos representaban las partes restantes de Vishnu. Los cuatro príncipes nacieron uno tras otros y eran virtuosos apuestos y fulgurantes.

 

De todos ellos, Râma era el más querido. Todos lo admiraban profundamente y encontraban en él la bondad, el amor, la cordura, la justicia, la devoción… Él se dedicaba a estudiar los textos sagrados, a practicar con su arco y con su flecha y, sobre todo, a procurar el bien para todas las criaturas del mundo.

 

 

El significado del nacimiento de Rama

  rama y kausalya

La presentación de esta serie de acontecimientos nos dan idea del virtuosismo del que Rama va a disponer, así como de todos sus aliados y amigos. Ravana ha conseguido gracias a su ascetismo y su disciplina alcanzar todos los poderes necesarios para que ningún dios lo venza. Al igual que nuestro ego, cuando está enquistado, no permite que ninguna de las cualidades divinas penetren en él.

 

Los dioses se lamentan de que Ravana atormenta a los humanos, pero que no pueden hacer nada al respecto. La única manera en que se puede vencer el ego, manifestado en Ravana, es que la virtud se manifieste en cada uno de nosotros, de manera que podamos identificar al Ego y poder utilizar las armas que los dioses nos han concedido para acabar con él. Es por ello que Vishnu ha de reencarnarse en Rama y en sus hermanos, pues de esa forma el hombre puede cumplir con su destino y poseer las cualidades necesarias para realizar tal hazaña.

 

Es también significativo el reparto que Dasaratha hace del payasa, concediéndole distintas proporciones a cada esposa, recibiendo Kausalya, la madre de Rama, una cantidad mayor, Kaikeyi una cantidad menor que esta y Sumitra una pequeña parte de cada una de ellas. Todos los hijos estarán bendecidos por la esencia de Vishnu, sin embargo, aquél cuya tarea encomendada será la más peligrosa e impotante, necesitará de una mayor presencia divina, sin embargo, los otros, también cuenta con dicha divinidad, cumpliendo cada uno de ellos el Dharma sin error y con disciplina. Será el único modo de poder acabar con el Rakshasa Ravana.

 

 

Simbolismo de los personajes principales

 

Dasaratha

Es el rey de Ayodhya y el padre de Rama y sus hermanos. Se le representa conduciendo que puede moverse en cualquiera de las diez direcciones, al igual que los órganos de los sentidos. Estos son los  cinco órganos de conocimiento (jñamendriyas) , y los cinco órganos de acción (Karmendriyas). Los primeros son los sentidos que conocemos: vista, oído, tacto, gusto y olfato. Los siguientes son las facultades del sistema nervioso motor: expresión oral, aprehensión, deambulación, excreción y procreación.  Así pues, una vez que se han controlado esos sentidos, es posible seguir evolucionando por la vía espiritual.

 

Las tres reinas

Kausalya va a simbolizar la figura del sabio (rishi), el conocimiento y la Armonía.

Kaikeyi simboliza la figura de la divinidad (Devata), el proceso de conocimiento y la pasión.

Sumitra simboliza la sabiduría ya escrita (Chanddha), lo conocido y la inercia.

 

Los cuatro hermanos

 

Rama simboliza al Ser Cósmico, el Absoluto o Paramatman, también representa al Ser Externo que busca al Ser Interno (Sita). En relación con sus hermanos y con los Vedas, Rama sería la representación del Rig Veda.

Bharata simboliza la parte del Ser que ha de continuar con su vida material y mundana, gobernando y dirigiendo el reino de Ayodhya mientras Rama no está. En relación con los Vedas, representará el Sama Veda.

Lakshmana es la vía mediante la cual el Ser Cósmico puede alcanzar la luz del Ser Individual. Se le asocia con la Kundalini, y también con el Yajur Veda.

Shatrugnha es el que ayuda a Bharata a cumplir con su gobierno y su destino, representando el Atharva Veda.

 

Ravana

Como veremos más adelante, Ravana simboliza el Ego que nos oculta nuestra verdadera realidad.

 

Varanas

Los varanas son seres semidivinos, sin embargo, no son hombres, sino monos. Todos ellos van a representar los pensamientos y las acciones que van a ayudar al Ser Cósmico a encontrar a Sita.

 

Dioses y seres celestiales

En la India, los dioses en realidad representan las cualidades, virtudes y abstracciones absolutas. Son alegorías del amor, la fuerza, la compasión, la espiritualidad… entendidas todas ellas como esa fuente de la que cada persona puede beber, obtener e identificarse.